Función de los pies en la natación del triateta

0

Lo primero que debemos tener en cuenta es que hay dos tipos de triatletas: los que han sido nadadores, tienen un trabajo de técnica detrás de muchos años con los conceptos bien adquiridos; y los que no. Estos últimos han empezado a nadar mucho más tarde y no tienen tantos recursos técnicos.

Los primeros se identifican por su fluidez en el nado, lo hacen fácil. Llevan una posición muy estirada y elevada, nadan en línea recta, el cuerpo parece un “palo” en su eje longitudinal y sobretodo se deslizan por la superficie como si no se estuvieran esforzando para ir en la dirección que han tomado.

En cambio, los segundos parece que estén en medio de una batalla sin cuartel. Van dado mazazos al agua con las manos y los pies, realizan muchísimas brazadas para avanzar un poquito, con los pies levantan el suelo de la piscina, el cuerpo va de lado a lado del carril.

En resumen, hay un trabajo de técnica muy importante detrás de cada uno de nosotros. Unos lo realizan para no perder esa ventaja que les da el dominio del medio acuático, y otros para conseguir dominar un poco su cuerpo dentro del medio.

Aquí no voy a hablar de la técnica de nado, si no de la utilidad de los pies en el segmento de la natación para los triatletas.

Está claro que los nadadores los utilizan para mantener la posición y cuando es necesario para dar un plus en su propulsión, así consiguen esa punta de velocidad para mejorar su posición en la salida del agua, el paso por la boya. Pero los no nadadores normalmente quieren utilizar todo el cuerpo para avanzar, brazos, pies y incluso los abdominales.

Si tenemos en cuenta que hay estudios que dicen que el 80% del total de la propulsión en nadadores de élite se realiza con los brazos, podremos entender que cuanto menos experimentado sea el nadador más importancia adquieren los brazos y menos los pies. Por el simple hecho de que no tendremos la técnica suficiente. Entonces nuestro esfuerzo deberá centrarse en que los pies nos ayuden a levantar la cadera para mantener el cuerpo en posición horizontal y ofrecer el mínimo de resistencia frontal al avance. Pero sólo deben ayudar, tenemos que acabar la natación con las piernas descansadas, ya que después nos toca la bici y la carrera a pie.

Otra función de los pies será la de fijar la cadera, será un batido suave para levantarla y fijarla, que no realice un movimiento lateral (de izquierda a derecha). La cadera debe acompañar el movimiento de rolido de los hombros, y no tiene que salir de nuestra línea de nado.

En definitiva, yo soy partidario de que los que no son buenos nadadores se centren en utilizar los pies únicamente para mantener una buena posición y no para intentar propulsar. De este modo no desgastaremos las piernas inútilmente.

imagen portada swimmunity.wordpress.com

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Oriol Oliveras