Publicidad

El alemán recorrió 180 países en poco más de un año para completar 120 IronMan seguidos y dar la vuelta al mundo.

Jonas Deichmann se ha convertido, por méritos propios, en un superhéroe. No aparecerá en una de las famosas películas de Marvel pero lo que ha realizado tiene igual de mérito, o más, que trepar por paredes o volar. Este atleta alemán de gran fondo tiene un amor exacerbado por el triatlón y así ha querido demostrarlo.

Deichmann ha introducido su afición, el triatlón, a su anhelo, dar la vuelta al mundo. Creando la prueba más dura y larga de la historia consiguió cumplir su gran deseo vital y dar la vuelta al globo corriendo, nadando y pedaleando encima de una bicicleta. Por si todo esto no fuera extremo, huelga comentar que el alemán no usó vehículos de asistencia.

El viaje, que duró un total de un año y dos meses, fue completado en tiempos muy adversos y difíciles. Deichmann tuvo que enfrentarse a las exigentes restricciones de la Covid-19 y, por ende, cambiar sus trayectos por las restricciones.

Publicidad

¿Dónde arrancó?

Todo empezó y acabó en la ciudad alemana de Múnic después de una carrera absolutamente titánica equivalente a un total de 120 IronMans seguidos pasando por 18 países diferentes.

Esta aventura de Deichmann constó 27.000 kilómetros alrededor del globo, desglosados en 21.600 kilómetros en bicicleta, 5.064 corriendo y 456 a nado. Con razón a su llegada a la plaza de Odeonsplatz de Múnic, Jonas no solo estaba destrozado física y mentalmente, sino también muy feliz.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=BOElXqdFSIg[/embedyt]

Publicidad