Publicidad

Empezamos a disfrutar nuevamente del ciclismo al aire libre después de pasar unos meses encerrados sin poder hacerlo. Y para eso que mejor que hacerlo en el país que en los últimos años se está convirtiendo en lugar habitual de entrenamientos de cientos de ciclistas profesionales y amateurs

¿Porqué se elige Andorra?

Actualmente Andorra cuenta con cerca de un centenar de licencias de ciclistas profesionales lo que convierte al país con más ciclistas del pelotón internacional por sus carreteras.

Mónaco ha ido perdiendo ese honor por la densidad de tráfico y peligrosidad de sus carreteras, aunque sigan residiendo varios de los mejores ciclistas del mundo. Chris Froome, Peter Sagan o Nairo Quintana entre otros.

Andorra a parte de tener unas ventajas fiscales muy atractivas para los ciclistas tiene unas carreteras en perfectas condiciones para la práctica del ciclismo. Sus puertos están señalizados con letreros qué indican distancia del puerto y desnivel, además de letreros parciales en cada kilómetro con los datos medios del mismo. Con ello y que Andorra cuenta con 21 puertos de montaña no es de extrañar que la gran mayoría de ciclistas profesionales acabe pidiendo la residencia en el país. Otro punto a tener en cuenta es el beneficio orgánico que les procura el entrenar y vivir en altura con el aumento de glóbulos rojos de forma natural.

Publicidad

Más allá de la fiscalidad

Como dato de interés cabe decir que la normativa para conseguir lo que se denomina residencia pasiva no es tan sencilla de conseguir y requiere el dejar una fianza de 50.000€ más 10.000€ por persona a cargo en el Ministeri de Finances d’Andorra, presentar el contrato profesional y permanecer en el país un mínimo de 90 días al año. A más de alquilar o comprar una vivienda en el país.

Con la llegada de tantos ciclistas profesionales desde que lo hiciera el primero por el año 2007 Joaquim Purito Rodríguez y la gran cantidad de ciclistas aficionados que se han animado a disfrutar de sus puertos y carreteras es lo que hizo impulsar una campaña de seguridad viaria por parte del Departamento de movilidad del Govern d’Andorra con el objetivo de concienciar y fomentar el respeto y convivencia entre los usuarios de la vía pública y convertir a Andorra en un referente en seguridad para el ciclista.

Mensajes en los carteles luminosos pidiendo prudencia y respeto al ciclista, distancia de seguridad de 2 metros para adelantar a los ciclistas, señales de tráfico y carriles especiales para ciclistas marcados en el asfalto son algunas de las medidas de esta campaña que sin duda ha hecho que disfrutemos con más seguridad de sus carreteras.


Estamos en verano y es la época ideal para disfrutar de la geografía del país por todo amante del ciclismo.

Nos vamos a encontrar espectaculares paisajes en los durísimos puertos que vamos a poder ir coronando en nuestra ruta.

Las rutas y puertos a coronar en cada una de las salidas que hagamos lo marcará el nivel deportivo que tengamos en estos momentos. ¿Quién no ha escuchado hablar de la Purito? ¡¡¡¡¡Son 6 puertos, 120 kilómetros y 4800 metros de desnivel positivo!!!!!

Ya podéis imaginar que recorrer los 21 puertos nos va a costar unas buenas salidas.

¿Ya que hemos hablado de la Purito porque no empezar a hablar de los 6 puertos que en ella se coronan?


Coll de la Rabassa

El Coll de la Rabassa es un puerto largo y duro. Sus desniveles no son excesivos, llega a un máximo del 12%, pero con sus 17km de longitud se hace un puerto duro que por su coeficiente, catalogamos como de categoría Especial.

El puerto empezamos a ascenderlo desde la parroquia de Sant Julià de Lòria hasta coronarlo en la estación de esquí del mismo nombre.

Los primeros 7 kilómetros son muy exigentes, nunca bajando del 10% para continuar con unos 10 kilómetros con un desnivel medio aproximado del 5%.

¿Parece que esos 10 kilómetros son más asequibles no? Cuidado con el ritmo que imprimimos en los primeros 7km que puede hacernos pasarlo mal en la parte más asequible.


Coll de la Gallina

Uno de los puertos más famosos y duros que podemos subir. Puerto que se sube en etapas de grandes vueltas y que hasta los ciclistas profesionales temen.

El coll de la Gallina también lo empezamos subiendo desde la parroquia de Sant Julià de Lòria.

Un puerto de 12km con una pendiente media del 8,2% y con tramos exigentes de más del 20%.

¡Es un puerto que empieza como la mayoría de los puertos de Andorra, picando fuerte para arriba! Unos primeros kilómetros de desgaste sobre el 8-10% pero que nos deja disfrutar del paisaje.

Cuando llegamos al cruce de Fontaneda la cosa se torna nuevamente exigente y más con el desgaste que ya llevamos.

Llegaremos al paso por La Borda del Gastó donde empieza una carretera estrecha y que nos dará paso a los últimos 4 kilómetros del puerto. Unos casi 4km y poco más de 400 metros de desnivel positivo para coronar en los 1910 metros del Coll de la Gallina. En ese tramo deberemos que ir con cuidado porque la rueda tiende a patinar por el desnivel que alcanzamos. Pero tranquilos que aún tendremos una última sorpresa.

Nos adentraremos en un tramo de bosque que no nos dejará ver ninguna vista, o quizás será la dureza de las rampas del 20% que harán que solo nos fijemos en la rueda delantera.

Después de este duro tramo el bosque se abrirá y volveremos a tener unas vistas increíbles por la zona de Les Bordes de Mossers. En ese punto la subida seguirá siendo dura, pero no tan exigente como el kilometro anterior.

A partir de ahí ya solo nos quedará un par de kilómetros para acabar de saborear el coronar este puerto que casi sin duda es el más duro de Andorra.

Si lo hiciéramos en la marcha de la Purito tendríamos la recompensa de coger un purito de chocolate tremendamente bueno en el avituallamiento.


La Comella

El puerto de la Comella es un puerto corto pero duro. Por si solo no tiene ninguna dificultad y decir que tampoco tiene un gran encanto.

Es un puerto que empezaremos a subir desde Andorra la Vella y que en sus primeros kilómetros transcurre entre fábricas y empresas. Es un puerto con algo más de tráfico por este motivo.

En total es un puerto de 4,3 kilómetros con unas rampas medias del 7.9% y máximas del 12%.


Collada de Beixalís

La Collada de Beixalis es otro de los puertos que Andorra “creó” para que todos los cicloturistas podamos disfrutar de sus montañas. Un puerto que junto a la Gallina es de los más duros de Andorra. Fue novedad de paso en la Vuelta del 2015.

La collada de Beixalis tiene dos vertientes, la que cogemos desde Encamp, la más dura de las 2, y la que sube desde Anyòs. Tiene el atractivo de ser uno de los 2 pasos para cruzar transversalmente las 2 Valires junto con el Coll d’ Ordino.

El puerto de Beixalis es corto, tiene 6,6 km de longitud y una pendiente media del 8%, pero es muy irregular con unas rampas muy fuertes.

El puerto empieza rodeado de campos hoja de tabaco. Es un principio de subida de subida que alterna algún pequeño descenso. En cuanto cruzamos el puente veremos como la carretera pasa a picar para arriba con rampas de hasta el 20%.

La collada de Beixalis transcurre por carretera estrecha y con varias curvas de herradura, donde como es habitual en estas curvas el desnivel es más acentuado.

A Partir del km 5 el desnivel empieza a ser más llevadero y nos deja observar la belleza del paisaje, incluso en algún punto podemos ver las curvas de herradura y el camino serpenteante que hemos pasado anteriormente.

Finalmente coronamos el puerto a una altura de 1795 metros.


Coll d’ Ordino

El Coll d’ Ordino es el otro puerto que une las dos Valires transversalmente. Puerto ideal para enlazar diferentes rutas entre las 2 Valires.

El coll d’Ordino es un puerto con unas vistas espectaculares, muy boscosos y que nos dejará ver las cotas más altas de Andorra.

Es un puerto de primera categoría, de 9,8km de longitud y un desnivel medio del 7%.

Estamos hablando de la vertiente que cogemos desde la parroquia d’Ordino. Es la más duras de las 2.

En la Parroquia de Canillo cogemos el desvío que nos indica el coll d’Ordino.

Los primeros 2 kilómetros los transcurrimos entre casas típicas de la zona para dejarnos adentrar en una zona boscosa a partir del tercer kilometro. Nos encontraremos unas rampas alrededor del 10%, aunque es un puerto bastante tendido con porcentajes alrededor del 7-8%. A partir del 4º kilometro tenemos unas vistas del típico paisaje pirinaico con vistas del Vall d’Ordino.

En este puerto deberíamos tomarnos un descanso para visitar el Mirador del Roc de Quer. Lo encontramos a mano izquierda en el kilometro 6.5 del puerto.

El mirador del Roc de Quer es una pasarela de 20 metros de largo suspendida en el aire que deja ver toda la inmensidad del valle.

Unas imágenes que nos quedarán grabadas en la retina de los ojos sin ningún tipo de duda.

Las vistas panorámicas de los valles de Montaup y del Valira d’Orient a nuestros pies junto a la escultura en un extremo del artista Miguel Ángel González , el pensador nos hará sacar el móvil para inmortalizar el momento.

Ya podemos seguir la ruta habiendo cogido aire y acabar de ascender los últimos poco más de 3km de puerto para coronarlo a 1980 metros.


Cortals d’Encamp

Como hemos empezado hablando de los puertos de la Purito diremos que este es el último puerto que haremos en la misma cicloturista. Un puerto que acabará a más de 2000 metros de altura con lo que ello conlleva. La altitud la notaremos sin duda. El depósito de gasolina parece que se vacía de golpe.

El puerto lo cogemos dejando Encamp, con unos primeros kilómetros duros. 9 kilómetros hasta arriba. Los primeros 5 km tienen una pendiente media del 10% con rampas de hasta el 15%. ¡Tendremos una zona de herraduras duras!  Los últimos 3 kilómetros ya son algo más llevaderos, aunque la altitud como hemos dicho anteriormente la notaremos. Y a los 2063 km ya tendremos coronado este último puerto del que hablaremos en esta ocasión.


Resumen de la parte 1

Sin duda Andorra es un lugar ideal para disfrutar de sus carreteras en bicicleta. Hacer cicloturismo con seguridad y con múltiples cosas a poder hacer después de bajarnos de la bici.

Si queréis alguna idea para poder visitar en Andorra y que no sea lo típico aunque no menos apetecible como ir a darnos un bañito en Caldea o ir de compras a todas las tiendas que tenemos en la Avinguda Meritxell podéis visitar el Museo Carman Thyssen, que se encuentra en Escaldes, justo al final de la Avinguda Meritxell. O sea, que podemos empezar en Andorra la Vella con una visita a las tiendas que más nos interese y acabar en la puerta del museo con obras temporales de la colección de Carmen Thyssen.

En realidad en Andorra hay algunos museos que nos sorprenderán al visitarlos, como también podría ser el Museu de les miniatures en Ordino.

¿Qué experiencia tenéis en estos puertos que seguro muchos ya habéis disfrutado? Seguiremos viendo puertos de Andorra.

Publicidad