Publicidad

Ya sea en una bicicleta de contrarreloj/ triatlón, o en unos acoples en una bicicleta de carretera, se pueden encontrar cientos de extensiones aerodinámicas con longitudes y formas distintas.

Aerocoah es una compañía británica con más de 10 años de historia, dedicada a ayudar a triatletas y ciclistas a mejorar su aerodinámica a través de estudios en túneles de viento y velódromos. Además, a partir de esos test, han desarrollado y comercializan ruedas, extensiones, accesorios y ropa lo más aerodinámica posible.

Gracias a esos estudios, el equipo de Aerocoach ha detectado y desarrollado cuáles son las maneras de agarrar las extensiones de la manera más óptima en cuanto a aerodinámica y comodidad.

Publicidad

Altura del sillín, longitud de potencia o separación de codos, todos estos aspectos son muy individuales, y solo se pueden averiguar a través de un bike fitting/ estudio aerodinámico, pero además de estas variables, también existen diferentes maneras en las que los triatletas colocan las manos sobre las extensiones.

En busca de mejorar la resistencia aerodinámica, han hecho diferentes test con diferentes posiciones de agarre de las extensiones: manos envueltas (hands wrapped), manos verticales (vertical hands), manos caídas (dropped hands) y manos arriba (hands on top).

Tipos de agarre estudiados. Foto de Aerocoach

¿Cuál es la forma de manos más aerodinámica?

Tras las pruebas, al igual que en muchas otras pruebas aerodinámicas, descubrieron que la posición de la mano caída (dropped hands), proporcionó la mejor resistencia aerodinámica.

A parte de la altura de los apoya codos, la longitud de las extensiones, el ángulo de inclinación… La manera en la que se colocan las manos en las extensiones son otro factor a considerar cuando se busca optimizar la posición sobre la bicicleta.

Resultados pruebas. Foto: Aerocoach

Como se puede ver en la gráfica superior, con las manos caídas (dropped hands), consiguieron mover la menor cantidad de vatios para poder avanzar a 45 kph.

No hay que olvidar que una menor resistencia aerodinámica resultará en la necesidad de mover una potencia menor para avanzar a la misma velocidad, o la misma potencia provocará que aumente la velocidad.

Publicidad