En un momento de alta carga viral, es más importante que nunca que el sistema inmunológico funcione de manera óptima en los atletas.

¿Cómo puedo armarme contra los virus e infecciones? Un sistema inmunológico sano es la base para luchar contra las enfermedades. Es por eso por lo que nos centraremos en descubrir aquellos hábitos que realmente ayudan a nuestro cuerpo.

La defensa inmunológica

La defensa inmunológica es el seguro de accidentes del propio cuerpo humano, y está formada por una gran cantidad de órganos, células y moléculas con diferentes funciones. No se trata solo de la defensa contra los estímulos externos, sino también de lidiar con el propio tejido de nuestro cuerpo. Si nos hemos lesionado, la curación de las heridas dependerá del sistema inmunológico.

Efectos beneficiosos del ejercicio sobre el sistema inmunitario

Aunque haya una eterna duda sobre si hacer deporte es bueno o no contra los virus, las instituciones sanitarias reiteran que el ejercicio físico realizado de forma habitual reduce el riesgo de contagio. Este es uno de los grandes beneficios del deporte, la principal fuente de actividad de los triatletas. En una situación como la actual, es indispensable curar en salud y seguir siendo activos a pesar de las restricciones y el cierre de gimnasios en varias comunidades autónomas.

Pero ¿por qué el ejercicio tiene efectos beneficiosos sobre el sistema inmunitario?  La actividad física puede ayudar a eliminar bacterias de los pulmones y de las vías respiratorias. Esto puede reducir las probabilidades de pillar un resfriado o una gripe, pero también ayuda a disminuir el impacto del síndrome de dificultad respiratoria aguda, una afección afecta a la mayoría de los pacientes con Covid-19. El ejercicio permite que las secreciones del pulmón se muevan y se expulsen mejor, potenciando la ventilación pulmonar.

una dieta equilibrada es fundamentalCombate el estrés y el sueño

Existe una asociación entre el estrés y nuestra salud. Quiénes no descansan lo suficiente y arrastran una gran fatiga durante todo el día, no solo presentan el doble de posibilidades de enfermarse, sino que también tienden a no prestar atención a otros hábitos saludables y descuidan su dieta y horas de sueño.

Además, cuando se está falto de horas de sueño, el cuerpo produce muchas más hormonas de estrés para mantenerte despierto y alerta, lo que reprime tu sistema inmune. Dormir las ocho horas diarias recomendadas y asegurarnos días de descanso y meditación es la verdadera clave para combatir enfermedades y mejorar nuestro rendimiento.

Dieta contra el Covid: nuestra gran aliada

Aproximadamente el 80% de todas nuestras células inmunitarias se encuentran en el intestino, lo que tiene sentido en vista de sus 500 m2 de gran superficie. Por eso, cada vez que comemos alimentos, nuestro sistema inmunológico tiene que decidir si algo peligroso o extraño se ha deslizado detrás de esta barrera y si es potencialmente peligroso para nuestro cuerpo.

Una flora intestinal sana y equilibrada sirve como un segundo escudo protector: la película de bacterias “buenas” asegura que sea más difícil para las “bacterias malas” establecerse en nuestro organismo.  Cuando esta flora intestinal está dañada, nuestro sistema inmunológico es más débil y menos capaz de combatir una infección.

En estos tiempos es recomendable echar un ojo a nuestra dieta, pero sin romperse la cabeza: centrarse en una alimentación mediterránea es más que suficiente. Frutas, verduras y grasas saludables como las que se encuentran en alimentos como pescados o frutos secos es más importante que nunca, como también lo es limitar el consumo de carne, alimentos procesados y fritos, que impiden el desarrollo correcto de un sistema inmunológico saludable. Sin duda, este patrón alimenticio ha sido demostrado como la mejor arma para combatir las infecciones y enfermedades.

Comentarios

comentarios