Publicidad

El ya ex entrenador canadiense Jono Hall, fue señalado por abusar de la relación entrenador / atleta y no crear un entorno sano en los entrenamientos

La Federación de Triatlón de Canada anunciaba hace unos días que Jono Hall habría dimitido como entrenador jefe del Centro Nacional de Rendimiento.

En su anuncio, Triathlon Canada dijo que “la renuncia de Hall no está relacionada de ninguna manera con las recientes afirmaciones de sus presuntas infracciones del Código de Conducta y Ética de Triathlon Canada”.

Sin embargo, la misma federación había emitido un comunicado en Junio informando que se había “completado satisfactoriamente” la sanción disciplinaria a un miembro del staff del equipo olímpico.

Publicidad

Poco después de que se publicara esa declaración, el olímpico Matthew Sharpe publicó una carta en Twitter revelando que había sido él -junto al beneplácito de la World Triathlon- el encargado de denunciar al entrenador y sus métodos.

Hall recibió una sanción de cinco días, mientras que Sharpe elevó la queja a la ITU, que a su vez estaba investigando a Hall por su mala conducta.

“La queja que hice a través de la política de disciplina y quejas, resultó en la suspensión de un entrenador de Canadá…” Así rezaba la carta en Twitter, dónde no se mencionaba el nombre de Hall.

El incidente

Durante un campo de entrenamiento en Portugal el año pasado, Sharpe y otro atleta se vieron involucrados en un accidente mientras hacían tras moto con un entrenador con el que jamás habían trabajado.

Sharpe se rompió el casco y perdió sangre luego del accidente, aunque le insistieron en completar la sesión, a lo que el triatleta se opuso, recibiendo una multa por parte de Triathlon Canada.

“Me preocupa que haya una falta de protocolo de conmoción cerebral, además de la posterior decisión del entrenador, haciéndome continuar” Todo ello sumado al hecho de que la Federación sancionase a un atleta herido y sin ganas de continuar -un profesional…-

El triatleta de 30 años era usualmente vejado con adjetivos como: Perezoso, blando, triatleta de pacotilla, y sin espíritu de triunfador.

Unas formas condescendientes e injustas que denunciaron varios miembros del equipo olímpico, coincidiendo en que el trabajo de Sharpe había sido clave para ‘colocar’ a Mislawchuck en puestos de cabeza en momentos clave, como por ejemplo el Test Event en Tokio 2019, además de sus triunfos en Huatulco y Los Ángeles.

Sharpe pidió una suspensión de 6 meses que no fue aceptada por el presidente, que quería que Hall reconociese sus errores, aunque este finalmente optase por el silencio, y presentase su dimisión.


 

Publicidad