Publicidad

Conoce nuestros mejores consejos sobre cómo sobrevivir (e incluso disfrutar) durante tus carreras de invierno.

¡Es esa época del año otra vez! Los días son más cortos, las temperaturas son más frías y tu rutina de correr empieza a sentirse más como una tarea que como una pasión. Pero el hecho de que el tiempo exterior sea espantoso no significa que tengas que guardar tus zapatillas de correr hasta la primavera. Con el equipo adecuado, correr en invierno puede ser no sólo tolerable, sino bastante agradable.

Elegir un tipo u otro de ropa dependerá mucho de la temperatura exterior, la humedad o si está incluso lloviendo. Hoy nos centraremos en cómo hacerlo cuando hace realmente frio, pro debajo de 5º que es cuando mas cuesta salir a la calle.

Una de las cosas más importantes que hay que recordar al vestirse para correr a esas temperaturas es ponerse capas. Debes vestirte con ropa que evacúe el sudor y te mantenga cómodo, pero tampoco pases calor. Recuerda la norma «si sales a correr sin frio, pasarás calor luego». Empieza con una capa base de tejido ligero y transpirable, y luego añade una capa intermedia de algo más cálido. Remata con una capa exterior impermeable y resistente al viento, y estarás listo para salir.

El cuerpo pierde calor más rápidamente a través de las manos y los pies, por lo que es importante asegurarse de que están bien cubiertos. Utiliza guantes o manoplas que te mantengan las manos calientes sin hacerlas sudar demasiado, y considera la posibilidad de invertir en un par de calcetines de correr para el clima frío fabricados con un tejido que absorba la humedad. Para obtener más calor aun, también puedes ponerte una bufanda «braga» alrededor del cuello.

Publicidad

Otro consejo, por muy obvio que parezca es, programar tus rodajes de invierno para cuando este el sol fuera, no solo para evitar resbalones y caídas, sino también porque la luz del sol te ayudará a mejorar tu estado de ánimo y te dará un impulso de energía extra muy necesario. Si tienes que correr en la oscuridad, asegúrate de llevar un equipo reflectante y buena iluminación, no para que veas bien, sino para que te vean.

Con un poco de planificación previa, correr en invierno puede ser divertido, estimulante e incluso terapéutico. Sólo tienes que acordarte de ponerte capas, proteger tus extremidades y programar tus carreras para cuando salga el sol (si es posible). Y sobretodo, no olvides que la sensación de logro que obtienes al terminar una carrera con mucho frío es insuperable.

Comentarios

comentarios

Publicidad