Publicidad

La etíope arrebata la plusmarca a su compatriota Genzebe Dibaba en una jornada plagada de marcas espectaculares en todas las distancias

El mundo del atletismo ha vuelto a vibrar una noche más gracias a la actuación de los mejores atletas del mundo en el meeting de Liévin.

La protagonista de la noche ha sido Tsegay, que con 3’53”09, ha pulverizado en 2 segundos la marca de Dibaba lograda en febrero de 2014, en su mejor momento. El tiempo establecido supone correr los 1500m a un ritmo de 2:35/km, inalcanzable incluso para la mayoría de triatletas de primer nivel mundial.

Publicidad

Esther Guerrero y Solane Pereira fueron 6ª y 8ª respectivamente, en una carrera donde Tsegay, de 24 años, no tuvo rival una vez lanzada la carrera. De hecho, las liebres salieron con un ritmo endiablado de 58”96 para el primer 400.

Cómo curiosidad, la etíope ha logrado este registro sin usar zapatillas con placa de carbono, toda una gesta teniendo en cuenta hasta dónde podría haber rebajado el récord de haber calzado un modelo como las Dragonfly de Nike. Por el momento, Adidas -la marca que esponsoriza a Gudaf- no cuenta con unos ‘clavos’ con esta tecnología.

Sorprende además, el hecho de que la deportista no había bajado antes de los 4 minutos, pese a tener mucha experiencia en el medio fondo. ¿Tendrá en sus piernas un ‘zarpazo’ más al récord?

Pero las alegrias no se quedaron ahí. Jakob Ingebrigtsen le quitó el récord de Europa indoor de 1.500 a Andrés Díaz, vigente desde 1999. El noruego de 20 años voló en 3’31”80, que supone un vertiginoso ritmo de 2:21/km.

Además, Getnet Wale se quedó a escasos 9 centésimas de rebajar el récord mundial de 3.000 metros, a 2:28/km, en una prueba dónde Adel Mechaal fue 11º.


Publicidad