Publicidad

El ciclista del Deceuninck ha sido fotografiado mientras entraba en un jet privado, camino a su hogar en Holanda

La ‘justicia poética’ parece haber otorgado fortuna a Fabio Jakobsen en su milagrosa recuperación tras una, cuanto menos, brutal caída provocada por Dylan Groenewegen en la primera etapa del Tour de Polonia.

El neerlandés del Deceuninck-Quick Step  ha estado en el hospital de Sosnowiec durante una semana, donde los médicos inicialmente lo mantuvieron en coma para cercionarse del estado neurológico del que no tuvo ninguna lesión grave, operado, eso sí, de las múltiples fracturas de su cara y tórax. El médico al frente de la operación, decía:

“Sigue esperando la rehabilitación y reconstrucción del esqueleto facial. Es un hombre muy joven, fuerte y decidido. No requiere estancia en la unidad de cuidados intensivos”.

Aún así, el pronóstico del futuro de Fabio en cuanto a su regreso al pelotón profesional, parece haberse esclarecido después de sus grandes mejoras en poco tiempo. Es muy temprano para juzgar pero desde el mismo hospital, el médico del equipo tenía contacto directo con el grupo que trataba al crack holandés, y afirmaba:

Publicidad

”Lo que todavía nos preocupa es el daño facial y estético, y posiblemente el grupo de músculos alrededor de su boca. Dado que no se han afectado órganos vitales, esperamos lo mejor. Suponemos que Fabio volverá a ser ciclista. Le estamos comunicando mensajes positivos, de esa manera también aumentan las esperanzas de una mejor recuperación. Me comunico con un médico muy hábil que también habla inglés (del hospital donde está siendo atendido el corredor), el médico del equipo de intervención de meta también realizó su trabajo a la perfección. No resucitó a Fabio, sí lo intubó y permitió su rápido hospitalización. Fue crucial».

Esperamos, sin duda, una pronta recuperación y un regreso a su hábitat natural, los podios en grandes carreras del calendario UCI.

Publicidad