Pablo Dapena firma un 12º y Emilio Aguayo un 26º, en una exhibición de Frodeno, con Sanders segundo y Kanute

James Bond está de vuelta. Jan Frodeno como se hace esto de ganar, a pesar de estar 17 meses en el dique seco. Después de firmar otra carrera perfecta, el alemán ya ha ‘cumplido’ con el primer objetivo del año en el que espera regresar a Kona.

Dapena y Aguayo salían del agua muy bien colocados, con expectativas de poder pelearse contra los grandes ciclistas que atacarían los puestos cabeceros.

Así sería, con Ditlev, ‘Stary’ y Frodeno monopolizando el ciclismo de principio a fin.

Mientras tanto, Lionel Sanders sacaba a relucir una buena natación, en la que no se dejaba mucho tiempo, y por tanto, se disponía a marcar la mejor de las remontadas. Y es que el canadiense llevaba muchas semanas con la única idea de ganarle a Frodeno en su regreso a la competición.

Sin embargo, Frodeno demostraría porqué sigue siendo el mejor de la historia a día de hoy, con sólo dar una zancada. Con un control total y un ritmo directo a la victoria, el de Canyon no tendría problemas para irse en solitario, mientras que por detrás, los que habían volado en bici lo pagarían caro.

Dapena y Aguayo empezarían su particular remontada de puestos, llegando el gallego a estar muy cerca de un top10 plagado de los mejores especialistas del planeta. Aguayo por su parte, cumpliría con el cometido de demostrar -a él y al mundo- que su clasificación a Hawaii ”No es fruto del azar” como él mismo declaró. Una 12ª y una 26ª posición en meta, los consagran una vez más dentro de la élite mundial.

Sanders sería el protagonista de la carrera a pie, dónde siguió cazando a rivales y reventando a todo el elenco, uno por uno. Su tesón y particular técnica de carrera, le llevaron a ser el subcampeón de este verdadero carrerón.

El podio lo cerraría Ben Kanute, que también completaría el Challenge Miami con una de sus mejores actuaciones, sabiendo regular durante todo el esfuerzo, en una distancia en la que ya ha demostrado que puede rendir muy bien contra súper rodadores en bici y atletas rapidísimos a pie.


Comentarios

comentarios