Publicidad

Un año de leyenda para un deportista de leyenda. Javier Gómez Noya ha logrado que sea complicado escribir sobre él. Lo ha ganado todo en 2014, dentro y fuera de la competición, y sobre todo ha demostrado una calidad humana que le eleva aún más alto. Campeón del mundo ITU y campeón del mundo Ironman 70.3 como resultados más destacados. Un año de auténtico número uno. Indiscutible.

Javier Gómez Noya. Un hombre que ha marcado un punto y aparte en la historia del triatlón nacional e internacional. El triatleta ferrolano cierra 2014 cargado de medallas, títulos, récords y reconocimientos. Un año en el que ha vuelto a escribir la historia de un deporte joven que cada vez tiene más adeptos. Ha vencido (de nuevo) a los hermanos Brownlee y ha logrado el reconocimiento mediático de autoridades, público y medios de comunicación generalistas. “Ha sido mi mejor año con diferencia. El dominio ha sido muy superior a otras temporadas”. Pero por encima de todo ha logrado transmitir unos valores de esfuerzo y superación que parece que desaparecen en la sociedad actual. Tras el título al sprint en Londres 2013, casa de los Brownlee, Gómez Noya ha vuelto a asombrar al mundo. Otro título más de campeón del mundo. Y ya van cuatro en distancia olímpica, nueve en total.

Todo final feliz tiene un comienzo duro. El trabajo silencioso que le llaman los triatletas. Meses de preparación, una pretemporada para trabajar el éxito. Así empezó Javier Gómez Noya el 2014, de pretemporada en Playitas Fuerteventura, su lugar para resguardarse del frío invierno. Duras sesiones de entrenamiento acompañado por una grupeta de lujo. Más de nueve meses por delante de viajes, competiciones, entrenamientos y más competiciones.

Exigente como nadie, se considera una persona muy perfeccionista. “Si no acabo un entrenamiento como a mi me gustaría, me voy cabreado a casa”. Aún va más allá y confiesa que “reviso al detalle los entrenamientos y las carreras para valorar que he hecho bien y lo que he hecho mal. No me gusta dejar nada suelto”.

La primera para del ‘Tour 2014’ estaba en Sudamérica, en el Ironman 70.3 de Panamá. Venció y cumplió con el objetivo marcado: clasificarse para el Campeonato del Mundo Ironman 70.3 que se disputaba en septiembre en Mont Tremblant, Canadá. De ahí a Wanaka (Nueva Zelanda), donde seguiría con los entrenamientos de pretemporada junto a su grupo de entrenamiento para preparar el debut en las Series Mundiales.

Publicidad

Fueron casi dos meses de entrenamiento que incluyeron su debut oficial en una competición ITU. Un segundo puesto en la Copa del Mundo de New Plymouth para arrancar la temporada competitiva. Por delante el mismo hombre. Amigo y rival, Mario Mola se llevó las dos primeras carreras, disputadas en Mooloolaba y New Plymouth. Los primeros tests fueron positivos. Llegaba la hora de la verdad en Auckland.

La primera Serie Mundial de la temporada fue otro duelo con Jonny Brownlee. La batalla duró hasta que Javier Gómez Noya cambiaba el ritmo en las calles de Auckland y se lanzaba directo a la línea de meta. “Los rivales han estado muy fuertes este año” confiesa. Conseguía así la primera victoria de la temporada en las Series Mundiales y cogía el liderato en el ranking. “No ha sido nada fácil mantener el liderato todo el año. Aún así, he conseguido liderar el ranking desde la primera hasta la última carrera”. Y es que en Ciudad del Cabo, que recibía una carrera de las Series Mundiales por primera vez, volvió a ganar.

De Sudáfrica a Japón para la Serie Mundial de Yokohama. “Quizás ha sido la llegada más espectacular de la temporada. Por suerte me llevé yo el sprint con Mario en la recta de meta”. Era su tercera victoria de la temporada en tres carreras. Un pleno que alejaba a los rivales del liderato y que situaba al gallego como líder más destacado. Estuvo un tiempo sin poder correr por molestias en un pié. En Londres acabó sexto y dió un golpe en la mesa para el mundial con la victoria en Chicago. De nuevo un cambio de ritmo dejó a Mario Mola atrás, camino de la victoria. Un triunfo en la Ciudad del Viento que le volvía a dar ventaja en el ranking ITU.

En Hamburgo, donde charló con nosotros, se quedó a un puesto de subirse al podio. “Tuve un error al entrar en la transición y entré más retrasado que los demás porque no contabilicé las vueltas. Fueron escasos segundos y para recuperar tuve que hacer un esfuerzo extra que acabé pagando”. Gómez Noya seguía liderando el ranking y encarrilaba el título.

Cuando más cerca tenía el título, surgieron los imprevistos. Los campeones son aquellos deportistas que son capaces de superar con soltura los momentos difíciles. Y el estómago le jugó una mala pasada en la Serie Mundial de Estocolmo. “Fueron momentos complicados y gracias al apoyo de mi entorno pude salir adelante”. En una semana se jugaba el título mundial de las Series Mundiales en Edmonton.

El mes de septiembre era tiempo de recoger frutos de lo sembrado durante toda la temporada. De Edmonton a Mont Tremblant, todo en Canadá. La primera parada era la más importante. Llegaba como líder de las Series Mundiales y con todo de cara para llevarse el título. “Fue una carrera tácticamente difícil porque nos jugábamos el título, y a pesar de que no hice la mejor natación, sí salió una buena bicicleta y carrera a pie”. Javier Gómez Noya se proclamaba campeón del mundo ITU por cuarta vez, abrazado con Mario Mola, subcampeón del mundo. Doblete español.

La siguiente parada estaba también en Canadá. Lejos de grandes celebraciones, el gallego tenía más ‘trabajo’. Tras clasificarse en Panamá, Gómez Noya disputaba una semana después el Campeonato del Mundo Ironman 70.3 en Mont Tremblant. La victoria volvió a demostrar una realidad que cada vez queda más constatada. Los triatletas de distancia olímpica vuelan en media distancia. Se proclamó campeón del mundo Ironman 70.3 por delante de Jan Frodeno, otro ex distancia olímpica. Se agrandaba su leyenda y dejaba sin palabras al mundo del triatlón, que empezaba a hacerse un hueco los medios generalistas. Gómez Noya situaba a Pontevedra y a España en el mapa. El trabajo silencioso daba sus frutos.

Con los deberes hechos, Gómez Noya viajó a su compromiso anual con el Bejing International Triathlon, que ganó con solvencia, puso su granito de arena en el título del Sartrouville francés en el Grand Prix y disputó el Garmin Barcelona Triathlon, enfrentándose de nuevo a Mario Mola. Ganó también en Barcelona cerrando así la temporada competitiva. Pero lejos de descansar en vacaciones, el triatleta gallego se vistió de los años 80 para competir en California.

El triatlón ha cambiado y ha crecido. Lo nota también Gómez Noya. “Hace tres años pocos me paraban por la calle. Ahora en cambio paseando por Madrid hace unas semanas, me felicitaban por la calle y me decían que era una pasada lo que había hecho”. Además, ha ganado en presencia mediática en televisión. “Como dijo María Escario, el Enfoque de TVE lo vieron 2,7 millones de personas”. Pero no se conforma con eso y sabe que a clave para que el deporte siga creciendo radica en la televisión. “Los generalistas se están volcando más pero falta que salgamos por televisión. Necesitamos que una televisión en abierto apueste por el triatlón“. Más claro el agua.

Gómez Noya no tiene aún definido el calendario exacto para 2015. “Lo que tengo claro es que va a estar marcado por los Juegos Olímpicos y las Series Mundiales” confiesa el gallego el día de fin de año. Le llaman la atención las novedades de Challenge y definirá todo la primera semana de enero. “Aún no se si disputaré el 70.3 o Challenge”. Sea lo que sea, Javier Gómez Noya seguirá haciendo disfrutar a todos en competición. Porque se ha consolidado como el mejor de la historia y porque con su trabajo ha servido de modelo para que mucha gente siga sus valores y haga deporte. Un referente que guiará a las próximas generaciones.

Desde Triatletas en Red queremos aprovechar la ocasión y agradecer a Javi por el excelente trato hacia nuestro portal. Nos atendió en Hamburgo, horas antes de disputar el campeonato del mundo de triatlón por relevos mixtos ITU y también mandó un saludo a todos nuestros lectores. Se ha colgado múltiples medallas y ha seguido manteniendo una calidad humana que le honra. De corazón y desde Triatletas en Red, ¡GRACIAS!

Foto: ITU

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí