Publicidad

Sarah Whittingham con Parkinson y Cyril Del Pistoia con leucemia han querido compartir su historia antes de tomar parte en los Campeonatos del Mundo Ironman disputados en Niza y Kona este 2023

INTRODUCCIÓN


Ironman ha sacado el documental de más de dos horas sobre los Campeonatos del Mundo que se disputaron en Niza y en Kona en 2023. Un año muy especial para la franquicia puesto que era el primer año donde la sede del Mundial masculina y femenino era en dos países diferentes. 

Publicidad

Pues bien, en dicho documental hemos podido ver las historias de Sarah Whittingham y Cyril Del Pistoia que estuvieron compitiendo en Niza y Kona. Dos personas que han querido compartir en primera persona su historia de superación y valentía, de actitud y coraje, pero sobre todo de felicidad.

SARAH WHITTINGHAM: DIAGNOSTICADA CON PARKINSON


Sarah Wittingham es una mujer de 49 años que trabaja como anestesista en la clínica de Mary Mount en Cleveland. Sirvió durante 20 años en las Fuerzas Aéreas y se graduado en la Academia. A lo largo de esa época, ella misma confiesa haber hecho cosas inimaginables “he hecho cosas que jamás me hubiera imaginado hacer como tirarme en paracaídas o volar con planeadores”. Además, decidió ir como cirujana de vuelo varios años ya que le atraía el hecho de ser médico de primeros auxilios de los pilotos y viajar con ellos en algunos de los aviones más rápidos del mundo.

Cuando llevaba 4 años en el colegio médico hizo su primer Ironman, el Ironmnan de Nueva Zelanda. A partir de ahí, muchas carreras de resistencia que le han ayudado “a estar preparada para afrontar momentos complicados que te vienen en la vida

Pues bien, un buen día, al levantarse, notó como tenía un temblor en el brazo izquierdo y pronto se dio cuenta de que eso no era algo normal. Por ello, acudió al médico y al hacerle pruebas para averiguar lo que podía tener, le diagnosticaron Parkinson. En ese momento, tal y como ella misma confiesa “estaba devastada y se me pasaron mil cosas por la cabeza. Pronto empecé a pensar que no podría seguir haciendo el trabajo que amaba hacer y comencé a hacerme preguntas de cómo iba a ser mi vida a partir de ese momento. Fue angustioso y más para una persona que es tan activa como yo

La enfermedad del Parkinson es una enfermedad donde el cerebro no logra regular los movimientos correctamente. Una enfermedad que no tiene tratamiento pero como bien dice el doctor Jay Albert “hay estudios recientes muy prometedores sobre el Parkinson que dicen que el ejercicio hace que la enfermedad progrese de manera más lenta y eso es un gran avance ya que actualmente no hay ningún tipo de medicamento o proceso quirúrgico que lo haga

Por ello, Sarah, muy poco a poco, volvió a la rutina del entrenamiento con ayuda de su marido y sus hijas hasta el punto de terminar una sesión de 1 hora de bici “sentí que cuanto más andaba en bici, mejor me encontraba, así que cada vez intentaba rodar más tiempo. Llegó un día en el que completé una hora de bici y me dije que si podía hacer 1 hora, podía hacer 3 o incluso Ironman 70.3

De ese modo, en 2022, Sarah logró clasificarse y disputar en Mundial Ironman 70.3 disputado en St George. Un día muy y retador ya que nada más cruzar la línea de meta fijó lograr otro gran objetivo, ir al Campeonato del Mundo Ironman en Konanada más cruzar la linea de meta sentí que necesitaba hacer algo más. Por ello, busqué el objetivo de clasificarme para Kona aunque llevaba más de cinco años sin hacer un Ironman

Este 2023 logró el sueño de estar en Kona pero tal y como ella misma confiesa “lo que más me ha ayudado es compartir mi historias con los demás y con gente que también tiene está enfermedad. Pensar que cuando me diagnosticaron la enfermedad no iba a poder correr ni 5km y ahora estar el Campeonato del Mundo Ironman creo que puede inspirar a todas esas personas que tienen Parkinson

Sarah Wittingham lo tiene claro “cuando algo así te ocurre, que nadie te diga lo que puedes hacer o no hacer. Nadie más que tú puede decidir lo que eres capaz de lograr

CYRIL DEL PISTOIA: DIAGNOSTICADO CON LEUCEMIA

La primera pregunta que te haces es ¿Por qué? ¿Por qué yo? ¿Qué he hecho para merecer esto? ¿Voy a llegar a la próxima semana, al próximo mes, o a mi 25 cumpleaños?” Así empieza Cyril Del Pistoia a contar su historia.

Cryril nació en Niza (Francia) pero vive en Los Angeles (California) y siempre fue un niño apasionado del deporte. Primero en el fútbol, luego en el rugby hasta que gracias a su padre comenzó a montar en bici. Muy jovencito empezó con el triatlón y hasta logró trofeos como grupo de edad cuando aún era Junior.

Cuando tenía 24 años y aún estaba aun terminado su carrera académica, volviendo de un viaje, se puso tremendamente enfermo como nunca antes “recuerdo que no tenía energía para nada y visité a mi doctor y nada más ver el miedo en sus ojos, ya pensé que no era nada bueno. Me hicieron análisis de sangre y me mandaron directamente al hospital y pasadas pocas horas me confirmaron que tenía leucemia

La leucemia básicamente es el cáncer de los tejidos que forman la sangre y tal y como confiesa Cyril “el tratamiento hay que empezarlo cuanto antes y a la mañana siguiente ya empezamos con él. Te hacen un proceso de radiación y necesitas un transplante de médula ósea”.

Consciente del proceso que tenía por delante, Cyril tan sólo pidió poder poner una bici en la habitación para poder hacer algo de bici aunque sabía que iba a ser complicado puesto que iba a perder mucha capacidad pulmonar durante el proceso “perdí el 40% de mi capacidad pulmonar pero tenía claro que me tenía que forzarme a hacer 20 o 30 minutos de bici todos los días. Pasé cuatro meses en el hospital pero empecé a pensar que si era capaz de hacer algo que antes no podía hacer, estaba recuperado

Con ese pensamiento y esa mentalidad, Cyril se presentó al Ironman de Niza, el Ironman de casa donde aún viven muchos de sus familiares y donde tuvo el apoyo de todos ellos durante el Campeonato del Mundo, para realizar algo extraordinario. Tal y como él mismo dijo “el Campenato del Mundo de Niza me permitió mostrar a la gente que tiene cáncer o que lo está pasando mal que se pueden hacer cosas extraordinarias aún estando en malos momentos

Publicidad