Publicidad

Este fin de semana Lionel Sanders se hacía con su segunda victoria consecutiva en un comienzo de año pletórico tanto en resultados como en rendimiento


IRONMAN 70.3 MONT – TREMBLANT

LA PREPARACIÓN

Poco le duró la alegría de su gran victoria en el IRONMAN 70.3 Oceanside a un Lionel Sanders que poco días después le diagnosticaban una fractura en una de sus costillas que le iba a dejar varias semanas fuera de los entrenamientos y las competiciones.

Publicidad

Tras una recuperación en los plazos marcados, Lionel Sanders decidía presentarse a un IRONMAN 70.3 Mont-Tremblant que ya conocía como su palma de la mano. Una carrera  a la que no llegaba en su mejor momento pero que si lo hacía con la motivación del trabajo bien hecho “las dos semanas previas a la carrera ya había metido más de 30 kilómetros de natación cada semana como estaba haciendo hasta antes de la lesión aunque sin la misma intensidad”.

Aun así, su motivación y sus ganas de competir pronto se vinieron abajo tras ver las condiciones meteorológicas que hacía el mismo día de la carrera “ha sido una de las carreras con las condiciones más duras en las que he competido en toda mi carrera profesional”. Tal era su decepción, que por primera vez en su larga carrera deseó que la prueba se cancelasepor primera vez estaba deseando que suspendiesen la prueba o que pinchase en la bici”.

Finalmente, aunque se llevó la victoria con un gran rendimiento, Lionel Sanders no disfrutó de una carrera pasada por aguano hay absolutamente nada que me hiciese disfrutar en la carrera más que el llegar a meta”.

LA NATACIÓN

Uno de los grandes objetivos del triatleta de Canyon para una temporada 2024 donde volverá a la larga distancia está siendo mejorar su peor disciplina, la natación. Para ello, hemos visto a lo largo de todo el invierno como el canadiense ha estado realizando semanas de 40 kilómetros en la piscina para mejorar su rendimiento en el agua. Una mejora que pudo demostrar en Oceanside y que también lo hizo en Mont-Tremblant en una natación que se vio recortada a los 1.170 metros por culpa de las condiciones meteorológicasla natación fue más corta de lo que dijeron ya que si nos fijamos en los ritmos y la distancia fuese real, Joa Pereira nadó al ritmo al que hace el calentamiento en sus entrenamientos”.

A pesar de que Sanders salió del agua con un déficit de tan solo 1:11 respecto al grupo de cabeza, el canadiense no le dio importancia a su buena nataciónahora tengo la mentalidad de 2014 cuando, en esta carrera por ejemplo, si  perdía casi cinco minutos en la natación, me daba igual porque salía a comerme el mundo. Ahora no me afecta ni positiva ni negativamente el saber que pierden más o menos tiempo en el agua, es simplemente información”.

LA BICI

El segmento ciclista fue donde más “disfrutó” un Lionel Sanders que vio como su remontada habitual le costaba más de la cuenta “el nivel era grande y la bici tan exigente que fue la vez que más me costó llegar a cabeza de carrera en las innumerables ocasiones que he competido aquí y más teniendo en cuenta el poco deficit con el que salí en el agua. Esto indica cómo ha subido el nivel”.

Para llegar a cabeza de carrera, el canadiense tuvo que mover grandes números sobre su canyonmoví unos 600 wattios durante 15 segundos y 490 durante un minuto para dejar al grupo donde estaba Joa Pereira que sabía que era el mejor corredor”. Tras este esfuerzo, Sanders llegó al grupo cabecero donde estaban

Ben Kanute, Justin Riele y Matthew Marquardt donde decidió quedarse “debo decir que son los compañeros de grupo más justos que he visto nunca. Mantuvimos la distancia y cada vez que uno estaba en el último lugar del grupo y veía que estaba ahorrando algo de wattios o que le encendía la luz roja del RaceRanger del de delante, enseguida se ponía a liderar el grupo”.

Aún así, Sanders no perdió la oportunidad de intentar llegar solo a la segunda transición tras realizar varios grandes esfuerzos estérileshubo un momento en el que Justin me dijo de empujar a tope y yo le dije que aprovechásemos la subida que teníamos delante. En ese momento, Justin, Matthew y yo nos pusimos en paralelo moviendo más de 500 wattios. Fue increíble

CARRERA A PIE

Aunque Lionel Sanders salía por detrás de Justin Riele y pocos metros por delante de Matthew Marquardt, pronto pudo ponerse líder y sacar una renta que a la postre iba a ser definitiva “en el punto de giro vi la ventaja que sacaba a Matthew Marquardt y Justin Riele, a Ben Kanute que venía más atrás y a Jackson Laundry, sabía que estaba en posición de ganar aunque el estómago me estaba dando problemas

Lionel Sanders se hacía finalmente con una de sus victorias menos agradables y divertidas de su carrera deportiva por delante de Ben Kanute y Matthew Marquardt.

Publicidad