Los triatletas británicos han firmado un espectacular inicio de año en la distancia corta y vuelven a reafirmarse como una de las grandes potencias mundiales, por resultados, cantidad y variedad.

Seis son las grandes citas que ha vivido la corta distancia a nivel internacional hasta el momento, marcada por la cancelación de las Series Mundiales de Abu Dabi. Y en casi todas ellas un denominador común, las y los triatletas británicos en posiciones de honor.

UNA PRIMAVERA A RITMO DEL IMPARABLE IMPERIO BRITÁNICO


La única excepción llegó en el inicio de temporada, en la Copa de África de Sharm El Sheikh (Egipto) donde el único representante, Christopher Perham concluyó quinto. Una meritoria posición, más si cabe en las circunstancias personales que se dieron (fallecimiento de su progenitor un par de días antes).

Después de aquello, una cascada de triunfos y podios. Nada más y nada menos que cuatro victorias y otras cinco medallas.

La primera de ellas en la Copa de Europa de Quarteira, a cargo de un Hugo Milner que se salió en la carrera a pie. En la ciudad lusa, Georgia Taylor-Brown sumaba su primer podio del año tras ser tercera. Un día después, en una jornada de grato recuerdo español, Sian Rainsley lograba su primer triunfo internacional en la Copa del Mundo de Hong Kong. Max Stapley era su mejor compañero al concluir en el TOP6.

Apenas una semana después, Taylor-Brown se aupaba a la segunda plaza en la novedosa Copa del Mundo Indoor de Lievin. Una cita poco fructífera en términos masculinos, pues hay que ir hasta la séptima posición de Samuel Dickinson para hallar al primer hombre británico.

Unos días después, Beth Potter devolvía la gloria a las islas coronándose como campeona del E World Triathlon Championships en Londres. Un campeonato en el que Stapley se colgaba la plata en hombres y Dickinson (cuarto), Milner (octavo) y Harry Leleu (décimo) le acompañaban en el TOP10.

Un fin de semana que acabó siendo todavía más prolífico para sus intereses cuando en la Copa de Europa de Melilla, Cameron Main firmaba su primera victoria en el circuito internacional. Una alegría a la que se unieron en la élite femenina Kate Waugh y Sophie Coldwell gracias a su segunda y tercera posición respectivamente, con Sophia Green cerrando el TOP5.

DIVERSIDAD DE NOMBRES


En resumen, dos tercios de las sedes les han visto subirse al podio. Y lo que es más importante, a excepción de Georgia Taylor-Brown que ha repetido en una ocasión, Gran Bretaña ha situado a cuatro rostros diferentes en lo más alto y otros cuatro en el TOP3, para un total de ocho representantes en ellos. Dos de ellos, conquistando por primera vez estas metas.

UNA BAZA EN LA RECÁMARA


Una diversidad y despliegue de poderío que se ha dado sin contar con uno de los grandes favoritos al oro en los Juegos Olímpicos de París, Alex Yee, quien – debido a lo sucedido en Abu Dabi – todavía no ha debutado en este 2024.

Gran Bretaña vuelve a demostrar ser una infinita fábrica de éxito en el triatlón.