Publicidad

El triatleta catalán todavía no ha podido debutar en la presente temporada debido a problemas físicos que recientemente ha dado a conocer.

Tachar las hojas del calendario y llegar a mediados de julio sin haber participado en ni un solo triatlón es algo que seguramente Nan Oliveras no había imaginado ni en sus peores sueños. Sin embargo, es la cruda realidad en la que se encuentra después de cerrar un 2023 casi perfecto.

UN 2023 PARA ENMARCAR


Hace más de medio año, Oliveras despedía un curso en el que había conseguido dos victorias en Copas Continentales (Larache y Agadir), había sumado un TOP10 en la Copa del Mundo de Karlovy Vary y logrado otros dos TOP10 en Copas Continentales que le permitieron regresar al TOP100 del Ránking Mundial de Triatlón. Además, una vez centrado en el atletismo, batía sus marcas personales en 10K y media maratón, se subió de nuevo al podio de la Behobia – San Sebastián y terminaba la temporada en Valencia con el mejor debut de un triatleta nacional en maratón.

Publicidad

UN 2024 NEGRO Y EN BLANCO


Todo parecía indicar que su progreso iba a continuar en 2024 cuando a finales de enero se puso su primer dorsal en el 10K de Vilafranca del Penedès (Barcelona). Sin embargo, tras esa prueba, ya no ha habido más. En sus redes sociales se ha podido ver a Oliveras entrenar, hacer algunos kilómetros en bici – recientemente con Jan Frodeno – y en ocasiones corriendo, pero nunca en las start list de las Copas Continentales o Mundiales.

CIÁTICA


Ahora, el catalán ha desvelado el motivo de su ausencia y no es otro que un cuadro clínico de ciática. Así, se expresaba Oliveras: “Llevo unos meses muy complicados, sin poder entrenar bien ni competir por unos problemas de ciática. Poco a poco me voy recuperando… espero estar pronto al 100%”.

Un deseo que Nan Oliveras espera ver cumplido en la mayor brevedad posible para poder “debutar” y afrontar con garantías la segunda mitad del curso.

Publicidad