Publicidad

Pese a su perfil de rodador puro, el estadounidense ha confirmado que estará, por primera vez, en el gigante de los Alpes

Salir de la zona de confort siempre es sinónimo de mejora. Alpe d’Huez es una prueba para ciclistas, pero… ¿Para ciclistas tipo Long?

En Roth no tuvo su mejor rendimiento global, aunque los datos en bici no fueron para nada malos: 4h11 moviendo 295w (311w NP). Algo estándar para el joven triatleta que fue el primero que se sorprendió de su resultado en la prueba.

Para seguir con su estancia en Europa, el de Zoot se ha concentrado en Livigno para aprovechar los beneficios de la altura. Un método al que el #11 del mundo ya recurre en su casa, dónde entrena a más de 1.600m de altitud.

Habrá que ver pues, si con una dosis de humildad, el de Zoot es capaz de sacar su 100% una vez ha visto el nivel medio de Europa. Le faltó nadar más en un día de muchos gallos y no corrió como se esperaba de él. Aún así, lleva meses siendo de los mejores del planeta en 70.3, y esta carrera es algo más larga y puede ser el crono perfecto para The Big Unit.

Publicidad

“Estoy muy emocionado con este reto”, declaraba él mismo es su cuenta de IG. “Es un circuito épico, acabando con el Alpe d’Huez. La carrera es dura, transcurre en altitud y acumula mucho desnivel (hasta 1800 m de desnivel). Con la etapa del Tour de hoy (dónde venció Pidcock), estoy aún más emocionado”.

Está claro que tiene los galones de favorito a su favor y que podría plantarse primero en la T2. Sin embargo, el año pasado ya vimos como la pueden liar dos locales como Mignon o Chevalier en los 21k finales.

La legión de franceses se enfrentará a los nuestros, capitaneados por Gonzalo FuentesAlbert Moreno y Pello Osoro, los tres asíduos de la prueba. Guillem Montiel vivirá su primera prueba de este formato, después de su segundo puesto en el short del año pasado.

Sus entrenamientos previos, aquí.

Publicidad