El estadounidense vencía con mucha autoridad en el Bear Lake Brawl Triathlon, después de marcar uno de los mejores registros en bici de los últimos tiempos

No se está haciendo nada raro ver las exhibiciones de los triatletas de primer nivel en cualquiera de los tres deportes de forma independiente, pero cuando uno de ellos logra un rendimiento fuera de lo normal durante un triatlón, merece la pena quitarse el sombrero.

Sam Long destruía este fin de semana el Bear Lake Brawl Triathlon totalmente en solitario. El jóven de 24 años lograba la victoria después de volar -con hipotermia- en los 90 kilómetros a más de 47,8 kilómetros por hora, consiguiendo un crono de 1:52:59 horas.

La aerodinámica y la no presencia del viento hicieron el resto, ya que con ‘solo’ 320w de potencia media para sus 79kg y 1’92m de altura, dan cuenta del trabajo de túnel del viento que ha realizado Long.

Así pues, el estadounidense lograba una victoria más en su palmarés, entrando en meta con 3:40:25 horas. Matt Hanson era segundo a más de 4 minutos y Justin Metzler completaba el podio.

Long es todo un outsider en lo que a planificación se refiere, basándola muchas veces en pequeños récords de un volumen e intensidad elevados, que realiza a modo de ‘entreno carrera’ y que le dan confianza para sacar la temporada adelante.

Títulos en IRONMAN y 70.3 avalan este ‘Sanderismo’ que parece funcionar a Sam y que con machadas como la del fin de semana, podría poner en jaque a récords de Starykowicz, Wurf, Kienle, Skipper o el mismo Sanders, que podrían ser los triatletas punteros sobre la bici.

Los detalles de su actividad de Strava aquí.

Comentarios

comentarios