Publicidad

Zwift y la ZADA (Zwift Anti-Doping Agency), han sancionado a una ciclista profesional después de que esta se saltara el reglamento de competición

Los primeros dos positivos oficiales en una competición profesional de Zwift no han tardado en aparecer, y es que hay algunos que son capaces de hacerse trampas a si mismo cuando se trata de una competición. Sin embargo, los dos sucedieron en carreras diferentes, algo que pone en alerta a todo el colectivo de ciclistas que está jugándose algo de dinero en este tipo de competiciones.

El pasado día 17 de agosto, Shanni Berger participó en la Off the MAAP Women’s Race, dentro de la app Zwift, en la que terminó en segunda posición.

En dicha carrera sólo se podía usar un rodillo de entrenamiento que no tuviese ningún tipo de medición de potencia, con la que  se pudiera controlar el esfuerzo.

Publicidad

Tras la conclusión de la carrera, Zwift detectó que la corredora había traspasado los datos no sólo a la app de Zwift, sinó que también lo estaba registrando en un ciclocomputador Garmin

Además, había intentado ocultar en los archivos del sistema su uso para que pareciese que no había utilizado el potenciómetro.

Reincidencia

Un mes atrás, la misma ciclista, que también compite en triatlón, ya había sido señalada por un comportamiento fraudulento durante una carrera.

En este caso, se debía mandar una doble medición, potenciómetro y rodillo, de manera que los datos podrían ser contrastados para que no hubiese alteraciones en el resultado final

Tras registrar el primer minuto y media en su ciclocomputador, el registro de los vatios se paró de golpe.

Al principio, esto fue tomado como un mero error de la plataforma, pero al pedir el archivo definitivo a la israeliana, se encontraron con que los datos habían sido corrompidos y modificados.

La misma Berger ha reconocido que ella no tiene ningún tipo de conocimiento de la informática para modificar estos datos, y que por lo tanto, ha elevado el caso para investigar si  algún miembro de su equipo ha intercedido para alterar sus dos ‘positivos’ en dopaje virtual.

Publicidad