Ashleigh Gentle protagoniza una espectacular remontada para llevarse la gloria en un T100 Triathlon Singapur que ha dejado muchas sorpresas.

Treinta y cuatro grados en el ambiente, una humedad por las nubes y una temperatura de casi treinta y uno en las aguas de Marina Bay aguardaban a las triatletas en la salida de la segunda prueba del circuito T100 en Singapur.

Por delante, el mismo trazado en el que se disputó el año pasado la PTO Asian Open. Una natación de 2 kilómetros no circular, 80 kilómetros de bicicleta con cierto desnivel y 18 kilómetros de carrera a pie llana dividida en tres vueltas.

EL MONÓLOGO DE LUCY CHARLES-BARCLAY EN EL AGUA


No hubo sorpresa con el bocinazo de salida, como si una repetición emitida en un escenario diferente, Lucy Charles-Barclay marcó, estiró y rompió el grupo desde las primeras basadas en aguas singapurenses. A sus pies, realizando un gran esfuerzo para seguirla, Lucy Buckingham y Rebecca Clarke.

Tres mujeres que llegaban al ecuador del segmento de natación (1000m) señalizado con esa subida a la plataforma y vuelta al elemento líquido, con más de 20 segundos de ventaja sobre el dúo formado por Lotte Wilms e India Lee. En un tercer grupo a unos 45 segundos, navegaban Imogen Simmonds, Jocelyn McCauley y otra de las grandes favoritas, Ashley Gentle.

En los segundos 1000 metros, hacían frente a unas corrientes en contra o al menos más fuertes en las que avanzar les era más difícil para salir de ahí en 26:03. En cabeza, sufría ligeramente Clarke, mientras que, por detrás, Haley Chura escalaba posiciones para situarse como la principal perseguidora a algo más de un minuto (27:16). Tras ella, Wilms, mientras que Lee caía al grupo de Gentle a más de un minuto y medio (27:41). La mayor damnificada de ese primer tramo era una Chelsea Sodaro que se dejaba cuatro minutos con Charles-Barclay (30:02).

UN DÚO Y UNA TÓNICA GENERAL SOBRE LA BICI


En ese contexto arrancaba la bicicleta donde la posible remontada de Gentle y la respuesta de Charles-Barclay era a priori la gran incógnita. De nuevo, repitiendo el patrón de Miami, en un inicio la británica se llevaba en el retrovisor a su compatriota Buckingham. En cambio, Clarke no podía copiarla y perdía el tren delantero para después seguir siendo superada por otras triatletas.

Entre ellas, una Gentle que antes del kilómetro 40 ya se situaba tercera, pero que, sin embargo, no era capaz de recortar diferencias. Todo lo contrario, se acrecentaba hasta acariciar los tres minutos. A pocos segundos de ella, Simmonds, Lee y Lucy Byram. Algo más retrasadas, pero en progresión ascendente y dentro de los cuatro minutos: Ellie Salthouse y Els Visser. Esta última rodaba con solidez tras haber casi colisionado previamente con una Sodaro que tuvo que echar pie a tierra.

BUCKINGHAM PIDE PASO

Justo antes de eso señado kilómetro 40, Buckingham relevaba en la cabeza a Charles-Barclay. Ambas mantenían un ritmo que pasaba factura a Gentle que, a falta de 30 kilómetros para bajarse de la bicicleta y, en un margen de 10 kilómetros, se había dejado otro minuto (3:38). Tal era su explosión que, en ese instante una pletórica Lee le daba caza y Simmonds y Byram la tenían en su punto de mira totalmente controlada. En séptima posición, Visser hacía su carrera manteniéndose a medio minuto de ese cuarteto.

Una tónica que persistió en el siguiente puñado de kilómetros. A 20 kilómetros, Buckngham y Charles-Barclay endosaban otro minuto a Gentle, Summonds, Lee y Byram (4:33), mientras que Visser mordía otros diez segundos al grupo. Otra que en silencio escalaba posiciones era la alemana Anne Reischmann que se aupaba a la octava posición a casi siete minutos.

EL SUSTO DE BUCKINGHAM

Pero todo cambió a 18 kilómetros de la T2, Lucy Buckingham pagaba su ofensiva apuesta y era víctima de problemas musculares manifestados en forma de calambres e los isquiotibiales. Adiós al liderato y quedaba ver si era capaz de recuperarse y terminar o su destino era retirarse. La primera opción fue la respuesta que su cuerpo le dio. Aliviada, lograba resistir junto a Charles-Barclay.

Por detrás a cinco minutos, Gentle parecía espolear al que ya se había convertido en quinteto y este se rompía en tres: Gentle y una espectacular Visser por un lado; Simmonds y Byram por otro y luego una Lee que perdía treinta segundos con estas últimas. Además, Reischmann amenazaba a la ganadora de Miami situándose a un minuto.

La T2 recibía a Charles-Barclay en cabeza con una ventaja de 16 segundos sobre Buckingham. Pero la sorpresa llegaba justo después cuando en tercera posición y a cinco minutos, aparecía una Visser que en los últimos kilómetros había sometido a Gentle (distanciándola a medio minuto). Por detrás, Byram llegaba con algo más de veinte segundos sobre Simmonds y la séptima plaza provisional de Reischmann a siete minutos de cabeza confirmaba el desplome de Lee que era octava (+7’18”). En la previa comentaba su imposibilidad para preparar al 100% este evento, algo que se plasmó con el DNF en la carrera a pie.

GENTLE SELLA UNA REMONTADA ANTOLÓGICA


Lucy Charles-Barclay tenía todo a su favor para convertirse en la ganadora en Singapur. No obstante, tenía que culminar lo que había sido un casi soliloquio en la carrera a pie. Sin problemas, cerraba los primeros tres kilómetros con un margen de un minuto sobre Buckingham, quien tenía que estar pendiente de Gentle. La australiana había soltado la bici y en un visto y no visto le arrancaba las pegatinasa Visser, para irse en busca del dúo británico. Gentle revivía y lo manifestaba siendo la más rápida de las mujeres en la lucha por la victoria a ritmo de 3’38”min/km, por el 4’07” que firmaba entonces Charles-Barclay y el 4’21” de Buckingham.

Al final de la primera de las tres vueltas, las Lucy’s corrían separadas por una diferencia de 2’44” segundos, y la aussie le intimidaba a apenas 3’35”. A escasos metros para los últimos 10 kilómetros, la segunda plaza de Gentle ya era una realidad. El objetivo de Buckingham pasaba por conversar el tercer cajón del podio, el de Ashleigh por firmar la remontada y repetir la victoria de 2023. A Charles-Barclay solo le quedaba resistir la embestida oceánica.

Un cara a cara que ganaba tensión con el trascurrir de los metros. Una vuelta, seis kilómetros y un minuto de margen: todo por decidir. Gentle volaba y Charles-Barclay no daba señales de tener guardada una última marcha en sus piernas. No hubo más, a cuatro Ashleigh atrapaba a una Lucy rendida al ritmo de su rival. Sin contraataques, Ashleigh Gentle se lanzaba a saborear su victoria.

EL PODIO Y  EL TOP5 DEPARAN SORPRESAS

Finalmente, Gentle repetía triunfo en Singapur con un tiempo de 3:44:26 y Lucy Charles-Barclay llegaba a 1’32” (3:45:58). Por detrás, y en una secuencia casi idéntica Els Visser (3:51:38) se llevaba el duelo con Lucy Buckinham, quien no solo perdía la tercera posición, sino también la cuarta en favor de una extraordinaria Amelia Watkinson en la carrera a pie (3:52:03). Al final, cerraba el TOP5 (3:52:10).