Publicidad
imagen de ingnycmarathon.org
Este pasado fin de semana estaba previsto el inicio de uno de los maratones mas famosos del mundo, New York. Curiosamente un evento que no fue cancelado ni como consecuencia de los graves atentados del tristemente recordado 11-S año en el que alcanzó cotas épicas .
En esta ocasión y después del paso de uno de los huracanes mas devastadores que han asolado la costa este de los EEUU, todo hacia prever que en esta ocasión no se iba a ser menos. Más cuando 72h antes del maratón, y una vez ya pasado el huracán, el alcalde Bloumberg  confirmaba la celebración del mismo.

Podéis imaginar el caos formado por  muchos runners buscando vuelos interminables para llegar a tiempo, comprando nuevos billetes, algunos pernoctando en la calle. En fin, un maratón que casi se torno Raid de aventura, todo ¿para qué? pues para cumplir un sueño, ese es el significado del maratón de NY, el sueño de muchos runners, que en la madrugada del viernes se vio truncado por una nuevas declaraciones del alcalde Bloumberg, contradiciendo las primeras y que a nadie gusto oír, ”the NY maratón is cancelled”, ufff sonó a funeral, nadie se lo podría creer, pero era cierto, la maratón no se iba a celebrar, durante los primeros minutos el desánimo y la desmotivación se apodero del 80% de l@s maratonian@s, que además ya estaban en la City.

En un alarde de rabia, raza y de la casta que caracteriza a casi todos los deportistas, y con ese afán de superación de cualquier contratiempo, desde la mas absoluta descoordinación, alguien alzo la voz y puso un punto de desafío en lo que ya se había tornado desesperanza, si no se celebra, que más da, yo vine a correr, cuando entreno, tampoco se celebra nada y yo corro, de la más absoluta desesperación afloró la esencia del runner, el correr por correr, por gusto, por un sueño, por un reto, sin crono sin medalla final ¿y qué? posiblemente la gran mayoría de los que han corrido el #NOMARATHONDENY nunca la vuelvan a necesitarla ni a pensar en ella nunca más, vaya para todos ellos nuestra admiración y la dedicatoria de este articulo, una vez más el deporte se ha impuesto al caos y el desorden.

Desde nuestro espacio no ponemos en duda la competencia de las personas que cancelaron la prueba pero si creemos que se debería haber hecho con mayor antelación, creemos que se debería haber cancelado desde el mismo momento que se tuvo conocimiento de la llegada de Sandy, de esta manera se habrían evitado los desplazamientos de miles de runners para nada.

Agradecimiento, por petición de algunos participantes del no maratón, para todos los habitantes de NY que después de lo vivido y de manera desinteresada montaron avituallamientos improvisados para los runners que allí se dieron cita.

Publicidad

Valorar también de manera muy positiva la labor voluntaria de los corredores que en las horas previas al maratón ayudaron a los habitantes en labores desescombro y limpieza.

De una manera u otra, para todos será un maratón ¡difícil de olvidar!

Blog Oficial
@j0setrejo

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí