Publicidad

Nuestro colaborador Xavi Llobet  no invita, con esta reflexión, a saber disfrutar y valorar los entrenos en grupo y la exigencia que ello comporta sin olvidar disfrutar el ambiente.

Desde el primer día en que nos animamos a superar cualquier reto,  descubrimos que hay muchos más que se apuntan al envite deportivo, uniéndose a esta gran familia que cada temporada es más grande y que luchan con voluntad de hierro por conseguir batir sus desafíos. Sin duda, poder compartir tus inquietudes deportivas con colegas de esfuerzo con similares deseos es, en una palabra, un lujazo.

Después de sufrir un día duro en el trabajo, de llevar un estrés exagerado… al llegar al entrenamiento con los camaradas, ¿cuántas veces uno se reactiva y recupera ese ánimo perdido? Si observamos y valoramos todos los aspectos positivos que comportan los entrenamientos grupales, comprobaremos que es una de las claves de la actual fiebre por la constante superación. En la época en la que vivimos, la máxima de compartir es más importante que competir, para poder superar cualquier obstáculo profesional o deportivo y, es que hay que recordar que “la unión hace la fuerza”.

Entrenar con compañeros es muy positivo, una buena oportunidad de demandarse  un poco más y, sobre todo, una perfecta excusa para ampliar ese importante valor como es la EXIGENCIA. Confirmar que vas avanzando en tu preparación junto a tus compañeros y que todos remáis hacia la misma dirección para conquistar la meta soñada, es una de las mejores sensaciones que origina el deporte.

Es muy importante que la rivalidad o los eternos piques, no destruya el propósito real y el bonito ambiente que se genera en las rutinas conjuntas. Sin embargo, desde mi humilde opinión y apoyándome en mi experiencia, una de las  mejores opciones para preparar cualquier meta es compaginar entrenamientos en grupo e individuales. Pero hay que tener en cuenta que el deporte de las transiciones es una especialidad individual y seremos nosotros mismos, con nuestro tesón y con nuestra voluntad, los que conseguiremos llegar  hasta la anhelada recta de Meta.

Publicidad

En resumen, una buena diversificación de entrenamientos, entre individuales y grupales nos permitirá vivir todos los aspectos positivos del deporte. Estoy convencido de que todos podemos estructurar nuestras semanas, compartiendo fatigas y exigiéndonos al máximo, sin dejar de gozar, de forma puntual,  de esos momentos de la soledad del entrenamiento.

Web Oficial
@xavi_thewolf

imágenes de intersport.es y rapha.cc
Publicidad