Publicidad
Sin hacer ruido pero entrenando sin parar. Así es y se ha forjado Mario Mola (Calvià, 23 de febrero de 1990) para llegar donde está. El mallorquín logró esta temporada en Londres su primera victoria en una Serie Mundial y actualmente ocupa la segunda posición en el ranking de la ITU. Charlamos con él en su apartamento de Pyrynees 2000, en la Cerdanya Francesa, donde estuvo preparando el final de temporada. Este sábado en Estocolmo, primer asalto.

Dos pruebas para el final de la temporada.

El trabajo está prácticamente hecho. Después de los Pirineos y Banyoles, arrancamos este último tour que nos lleva a Estocolmo y Edmonton. Con muchas ganas de acabar con buen sabor de boca el Mundial. Por ahora ha ido muy bien, quizás mejor de lo que habíamos esperado o como mínimo por lo que habíamos trabajado así que toca acabar de la mejor forma posible. El Mundial en este formato tiene que lo hecho hasta ahora está muy bien pero hay que culminar el trabajo porque si no puedes echar a perder lo conseguido hasta ahora.

¿Se ve capaz de superar a Javi (Gomez Noya)?

Publicidad

No, Javi ha estado compitiendo a un altísimo nivel durante todo el año. Va a ser muy complicado. Pero al final, cuando estás en una línea de salida el objetivo es ganar la prueba y eso es lo que voy a intentar hacer en las dos siguientes Series Mundiales. Eso no tiene por qué suponer ganar el Mundial, porque la renta con la que llega Javi es muy grande y pienso que, si el deporte es justo, él debería ser el ganador de este Mundial. Durante todo el año ha sido con diferencia el más fuerte pero lo cierto es que quedan dos carreras y todavía quedan cosas por definir.

¿Cómo han ido estos días de training camp en Pyrynees 2000?

No conocía el sitio. Estábamos a muy cerca del Centro de Alto Rendimeinto en Altura de Font Romeu, que es donde hemos ido a nadar y a correr en la pista. Rutas muy duras en bicicleta, con mucha subida (risas), pero a eso veníamos, a incorporar ese punto de dureza que nos ayude a seguir mejorando.

Tercero el año pasado, camino del subcampeonato esta temporada. ¿Cuándo se ve ganando un Mundial?

No lo sé (risas). A día de hoy solo pienso en seguir trabajando y mejorando. No es fácil ganar carreras y estar peleando por los podios. Es importante también mantener la ilusión por seguir compitiendo, porque no es solo estar físicamente bien, sino también mentalmente durante los casi siete meses que dura la temporada. Son un conjunto de factores que tenemos que tratar de gestionar de la mejor forma posible. Ojalá en los próximos años pueda seguir compitiendo mejor y consiguiendo buenos resultados. El objetivo es llegar a los JJOO de Río en las mejores condiciones y conseguir una medalla.

¿Cómo es su rivalidad con Javi?

Es muy bueno que haya rivalidad entre competidores, en este caso entre triatletas españoles. Yo le debo a Javi que él haya subido el nivel del triatlón y trabajo para estar cerca de él. Pero son muchas semanas al año y no podemos estar siempre en las mejores condiciones. En ocasiones en las que él no ha estado bien y yo he podido estar a buen nivel como en alguna prueba sprint. Javi es un fuera de serie y solo estar en condiciones para estar cerca suyo y competir es buena señal.

¿Cómo valora hasta ahora su temporada?

Tiene que ser una valoración positiva después de muchas carreras. La primera Serie Mundial en Auckland no me fue todo lo bien que me esperaba. Es complicado estar siempre al cien por cien y quizás no llegamos en las mejores condiciones posibles. Pero luego pude hacer dos buenas carreras que me dejan en condiciones de disputar el podio del Mundial en mejores condiciones que el año pasado, cuando Alistair (Brownlee) tuvo una mala carrera en Londres y yo pude entrar en el podio. Este año sí estoy en los puestos de podio y queda ver en qué posición final acabo.

¿Cómo ve el apoyo de la gente en España?

Lo bueno de tener a Javi es que la presión casi siempre se la lleva él (risas) y lo que hacemos el resto es bueno. Pero también es cierto que desde el año pasado, cuando conseguí subirme al podio del Mundial en categoría absoluta la gente espera de más de mí y eso es bueno porque significa que estás haciendo las cosas bien. Esa presión me la tomo como algo positivo y al final el que se sube al pontón de salida y se somete a la presión es uno mismo. Se trata de gestionarlo como algo bueno y que no te merme las fuerzas.

¿La gente puede pensar que lo que hacen es fácil?

(Piensa). Visto desde fuera a veces parece fácil y no se ve todo el esfuerzo que hay detrás. Más cuando hay figuras como Iván (Raña) o Javi (Gómez Noya) que han ganado y siguen ganando tantas carreras y lo hace parecer fácil. Pienso que eso también es bueno para los deportistas españoles porque no vemos imposibles cosas que realmente son muy difíciles. Esa ilusión y ganas de emular a los grandes hacen que haya deportistas que pueda llegar. Es duro pensar que a la gente le pueda parecer fácil lo que hacemos porque detrás hay mucho trabajo, sacrificio y dedicación. Como en todo, si quieres destacar en algo tienes que trabajártelo.

La generación que sube es muy buena. ¿El futuro es mejor que el presente?

¡Ojalá! Es complicado pensar en un futuro mejor de lo que ha estado haciendo Javi. Sin duda, él lo ha ganado todo. Ojalá sigan subiendo más triatletas para que los medios se vuelquen en este deporte y nos conozca más gente. Todos queremos que esto sea un gran espectáculo y que la gente disfrute de este circo.

¿Les podremos ver en directo?

Es complicado que la gente pueda ver pruebas en directo. Las pruebas de máximo nivel están en Europa como muy cerca tras la desaparición de la WTS de Madrid. Es una lástima que no se den por la televisión en abierto. Sería el primer paso y ojalá en un futuro no muy lejano tengamos una prueba de máximo nivel en España.

¿Cómo valora la salud del triatlón?

En chicos hay muchos triatletas jóvenes y en condiciones capacitados para competir en Series Mundiales, y se está demostrando en las últimas carreras. En el sector femenino quizás hay menos triatletas pero sigue estando la figura de Ainhoa (Murúa) que en los últimos JJOO hizo un gran puesto. Ahora compite en con menor frecuencia pero cuando lo hace, es al máximo. Y luego hay un grupo de chicas jóvenes que están subiendo y tratando de competir en Series Mundiales. Son menos que los chicos en número, pero no por ese motivo son peores.

Javi (Gomez Noya) nos decía en una entrevista en Hamburgo que la gente se sorprendía cuando no ganaba. ¿Crees que es el reflejo del deporte?

Al final es el reflejo del mundo del deporte. Es muy fácil valorar cuando uno está en lo más alto y la gente aplaude cuando se consigue ganar algo pero acabar segundo es perder. Ahí es donde el deportista tiene que aprender a gestionar sus resultados y adaptarse a eso. Vivimos con la influencia de la opinión de la gente y de los medios, y llevarlo lo mejor posible. A veces un segundo puesto o un cuarto puede saber a victoria y es el deportista el que tiene que ver eso.

¿Cómo es su rutina de viajes y entrenamientos durante la temporada?

Desde hace un par de años hemos intentado adaptarnos al calendario y evitar los viajes largos antes de las competiciones importantes en la medida de lo posible. Pero en ocasiones eso es imposible, como Yokohama o Chicago porque son zonas que no son del todo buenas para entrenar. En Auckland o Ciudad del Cabo, en cambio, si pudimos pasar varias semanas allí entrenando antes de la prueba. Hemos intentado estar antes de competir en las ciudades donde se celebraba la prueba y se podía entrenar por la zona. Además, el triatlón tiene la suerte de ser un deporte sano donde hay un buen ambiente y antes de las carreras nos juntamos todos los atletas españoles, a pesar de que luego competiremos en contra. Pero fuera de la competición, muchas veces se intentan formar grupos de competición.

A pesar de su juventud, ¿cómo valora su carrera deportiva hasta ahora?

Me doy por satisfecho por todo lo que he podido vivir y sigo viviendo pero no soy conformista y quiero más. Mi objetivo es seguir trabajando y poder vivir y disfrutar de esto el máximo tiempo posible. Escogemos esta vida no solo porque se nos de relativamente bien sino porque nos gusta, y en los malos momentos somos capaces de no tirar la toalla.

¿Qué sueños le quedan por cumplir en el triatlón?

(Piensa). No lo sé. Todo el mundo sueña con la medalla olímpica. Es algo que mantiene la ilusión por trabajar. He tenido la suerte de poder estar en unos JJOO y por supuesto llegar a ser campeón del mundo algún día es algo que se valora mucho. Soy feliz con lo que hago y trato de disfrutar del día a día. Si al final llega algo de esto mejor, pero si no habré disfrutado del camino.

La lucha con Javi este año no se acabará en Edmonton y se volverán a ver las caras en el Garmin Barcelona Triathlon.

Así es. Creo que es algo muy bueno que podamos coincidir en más carreras, y mejor aún si es en pruebas nacionales para poder estar más cerca de la gente. Es una suerte contar con él pero añade una complicación más a la prueba (risas). Haremos todo lo posible por dar un gran espectáculo.

@PabloBoschG

Foto: ITU Media

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí