Publicidad

Hemos analizado a fondo las zapatillas más rápidas con placa de carbono de la marca 361º, las Flame.

La tecnología de las zapatillas sigue avanzando a pasos agigantados, aunque el mayor desafío continúa siendo su elevado precio. Poco a poco las marcas van actualizándose y se pasan al carbono. La moda así lo marca, o no. Lo que está muy claro es que si una marca no tiene carbono no es nadie. Pero nos encontramos con que nosotros, los usuarios las usamos muy poco, sólo para competiciones, obviamente no podemos permitirnos desgastarlas rápidamente.

Hoy hablaremos de la marca 361 Degrees, una marca definida por su nombre, 361, referente a los 360 grados que quiere representar un círculo, más ese grado extra que implica innovación y creatividad. El objetivo con las flame es una zapatilla de carbono, asequible y que fuera lo suficientemente rápida para correr, pero también tuviera una duración superior para que pudieran ser usadas también en entrenamientos.

En líneas generales tenemos una zapatilla donde la parte superior de la misma se combina con un antepié más ancho, facilitando así una buena separación entre los dedos de los pies. A parte del peso y de la propia placa de carbono utiliza otro material, la espuma Quickflame presente en su media suela que sirve para una gran reactividad y mejorando nuestra pisada hasta conseguir una mayor agilidad y dinámica. Su upper está creado con un tejido al que llaman Morphit, de gran ligereza y agarre, facilitando una buena transpiración.

Publicidad

Es demasiado rígida, aunque sirve para un corredor agresivo, que las puede utilizar básicamente media-larga distancia, aunque no hay ningún problema a la hora de afrontar sprints u olímpicos. Aunque tiene un hándicap, no puede usarse sin calcetines, el tacto de la parte superior es muy áspero y roza, con una lengüeta algo móvil.

El antepié se ajusta de forma amplia sin estrecharse, gracias a una parte superior delgada y a un buen ajuste de los cordones, en cambio el medio pie y el talón se ajustan más. EL talón es un poco rígido, así que hay que tenerlo en cuenta para aquellos/as corredores/as que sean sensibles en esta zona.

Respecto a la placa de carbono, es bastante agresiva y rígida, con un ligero rebote cuando vamos a altas velocidades. La notamos rápidamente, haciendo una conducción más rígida. Todo esto se traduce en cierta incomodidad a velocidades bajas. 361 Flame es técnicamente una zapatilla neutra, esta es una de las zapatillas chapadas en fibra de carbono más estables que existen. La rigidez de la placa crea una gran estabilidad a lo largo de la zapatilla. El antepié es, con mucho, el más estable con la placa ancha, la horma más.

¿Qué superficies? Pues tiene muy buen agarre tanto en superficies secas como mojadas, senderos fáciles o carreteras, gracias a las piezas grises de su suela.

No son fáciles, es decir no es una zapatilla indicada para gente recién llegada, requiere de una cierta experiencia para poder sacar todo su jugo. Cuesta entrenos sacarle un rendimiento adecuado a la tecnología, y requiere persistir en su uso para exprimirla de una forma adecuada. Si que hay que destacar su durabilidad, a diferencia de otras marcas, sus componentes tienen más duración y son menos sensibles al desgaste. También su precio es más competitivo a otras marcas, aunque un hándicap importante es el desconocimiento que hay de la marca y de sus cualidades.

A correr!

Publicidad