Publicidad

Antonio Serrat nos atiende a las puertas de cumplir el sueño olímpico por el que tanto ha peleado.

Hablar de Antonio Serrat es hablar de persistencia. La de un gallego de 28 años que después de toda una vida, dos ciclos olímpicos y ocho años obtiene su anhelada recompensa. La del alumno aventajado de esa vieja guardia de oro que le cerró el paso en Tokio.

PARÍS: PRESIÓN Y SUEÑOS


Hoy, afronta París con respeto y consciente de su complejidad, pero dispuesto a disfrutar como un niño y quién sabe si encaramado a unas posiciones delanteras que ya ha conocido en las Series Mundiales.

Publicidad

(Triatletas En Red) Antonio, solo tres semanas para los Juegos Olímpicos de París. ¿Cómo lo llevas?

Sí, queda poco. Sin embargo, ha habido un trabajo previo desde la pretemporada de este año. Primero para intentar conseguir esta plaza y ahora una vez conseguida, se trata de afinar los ritmos para intentar llegar lo mejor posible a París.

(TER) Hemos hablado con Javier Gómez Noya y para él era importante que tú te clasificaras para estos JJOO tras rozarlo en Tokio. Imagino que lo diga él…

El haber compartido un ciclo olímpico con los que son mis ídolos como Mario (Mola), Javi (Gómez Noya) o Fernando (Alarza), ya fue un orgullo. Sabía de la dificultad que tenía ese ciclo, pero también lo disfruté e intenté aprender de ellos. Ahora, en este lo he podido conseguir, pero al final es un trabajo de años, no solo de estos dos últimos años de clasificación.

(TER) Si en tu infancia te dijesen “vas a ser olímpico”, ¿Qué pensarías?

Me costaría creerlo. Todos somos conscientes de la dificultad que tiene conseguir una plaza olímpica.

(TER) Y a tu yo de entonces, ¿Qué le dirías?

Antonio, disfruta de cada momento y cada cosa e intenta sacar lo positivo del deporte élite porque somos unos privilegiados, a pesar de que éste sea complicado y te juegues (casi) en un día el esfuerzo de meses.

(TER) El hecho de ser olímpico, ¿te quita o te añade presión?

El haber conseguido un objetivo grande e ilusionante, hace que momentáneamente te relajes un poco. Sin embargo, eso no te quita la presión de querer hacerlo bien en París.

(TER) ¿Sientes ya la presión añadida que supone participar en los Juegos Olímpicos en todos los sentidos y de la que ha solido hablar Fernando Alarza?

He hablado con Fer y otras personas que han estado en los JJOO y me lo han dicho. No obstante, creo que no soy consciente de lo que nos vamos a encontrar en París, incluso en la propia línea de salida. Especialmente en una ciudad, ya de por si con gran ambiente y que con los Juegos Olímpicos se va a multiplicar. Por ello, nosotros tenemos que preparar lo que somos capaces de controlar que es nuestro estado de forma.

(TER) Cuándo tu pasaporte olímpico fue oficial, ¿de quién te acordaste?

Me acordé de toda la gente que me ha acompañado todos estos años. Yo soy el que va a estar en la línea de salida, pero siento que esta clasificación y premio es compartido con muchísima gente que se encuentra o ha estado detrás de mí. Desde familiares y amigos, a cada uno de los entrenadores de los que me he llevado muchísimas cosas.

(TER) ¿Ha habido algún momento en el que has pensado “lo dejo”?

Como tal, no. Hay días mejores y peores, momentos en los que sientes que no estás rindiendo como puedes, y en esos períodos es importante rodearte de gente que te quiere de verdad y te aconseja y ayuda a superar esos instantes donde predomina el aspecto mental del deporte.

(TER) ¿Se aprende más de los buenos o de los malos momentos?

De los malos momentos. De lo malo aprendes algo más porque ves directamente dónde te has equivocado. No hay que esperar un mal resultado o momento, pero una vez se produce, hay que asimilarlo del mejor modo posible y encauzarlo a un buen lugar.

(TER) Después de subir a un podio en Series Mundiales. ¿Cuán grande es tu objetivo en París?

Obviamente, va a ser muy difícil porque el nivel es muy alto. Hay que ir con mucho respeto a la carrera y hacia los rivales, pero sin miedo. No he sido todo lo consiste que me hubiera gustado ser en los puestos delanteros, pero lo hemos estado en diferentes carreras. Se ha podido y eso no quita la dificultad que va a tener volver a repetirlo. Luego será la carrera la que te ponga en tu lugar. Nosotros tenemos que ir con la mentalidad de hacerlo bien y disfrutar sufriendo que es lo que nos gusta.

(TER) Entonces…

No me gusta ponerme un número porque quizás logro un quinto y estaba para algo mejor, o firmo un decimosegundo lugar y estaba para algo peor, y dadas las circunstancias igual esto último casi me sabe mejor que el quinto. Lo importante es darlo todo y saber qué se puede hacer.

SERRAT Y SUS MIRAS DE FUTURO


Una vez los Juegos Olímpicos de París queden en el recuerdo, muchos de los triatletas ahí presentes transitarán a la media o larga distancia, o estarán entre dos aguas. Una situación que Antonio Serrat conoce de cerca y sobre la cual, le hemos preguntado.

(TER.) ¿Entra en tus planos a corta plazo dar el salto a la Media Distancia?

No, de forma inmediata. No obstante, es algo que me gustaría probar ya que me gusta el triatlón en todas sus distancias. Además, amigos como Antonio Benito me comentan que actualmente un triatlón olímpico se asemeja a las pruebas de Media Distancia debido a lo fuerte que se está yendo en ambas.

Entrevista completa.

Publicidad