Publicidad

El triatleta noruego marcó más de 90 ml/kg/min en el test de consumo de oxígeno máximo

Si hay algo que caracteriza a los noruegos, es por no dejar de sorprendernos.

Su metodología de entrenamiento, para algunos extrema, parece ser que está dando grandes resultados a la escuadra de Kristian Blummenfelt, que utiliza Sierra Nevada como cuartel de operaciones durante la mayoría del año. El nórdico vencía con autoridad en la Gran Final de Lausanne  y conseguía la plusmarca mundial de 70.3 en Bahrain.

Por su parte, los jóvenes Gustav Iden y Casper Stornes conquistaban también excelentes logros, con Iden siendo Campeón del Mundo de 70.3 con una tremenda exhibición dado el plantel que había, y Stornes entrando 3º en el Test Event de Tokyo.

Publicidad

Su sistema de preparación física y entrenamiento se basa mucho en la recopilación y síntesis de los datos que acumulan a lo largo de las sesiones que realizan allá donde estén.

En el momento de temporada que nos encontramos, es normal que muchos atletas revisen su motor en una prueba de esfuerzo, que a la vez sirve para conocer donde están los niveles de VO2 Máx, umbrales de entrenamiento y acumulación de lactacto.

Bien pues, ”el Toro”, apodo con el que se conoce a Blummenfelt, he reventado su anterior registro en el test de consumo de oxígeno, dejándolo en casi 91 puntos, dos por encima de su anterior test. Algo sin duda espectacular teniendo en cuenta que animales cómo Miguel Induráin o Mario Mola (88), Kilian Jornet (89) o Gómez Noya (82) manejan ya unos números casi sobrehumanos.

Algo curioso es el hecho de que el test se haya realizado en el rodillo en vez del tapiz rodante que utilizaron sus dos compañeros de grupeta, Iden y Stornes, donde supuestamente hubiese conseguido unos valores superiores, dado que a pie, la demanda de oxígeno es superior

Blummenfelt es un triatleta atípico, su dudoso peso para su altura y su constitución, que con 1,77m y 76kg lo situan muy lejos del perfil de estilizado de otros atletas como Mario Mola Henri Schoeman.


El vídeo de Blummenfelt en acción, ”destrozando” las bielas de su bici:

https://www.instagram.com/tv/B5GFZTOFed0/?igshid=1as2s4grkiwbm

Otros nombres que no dejan de sonar en el panorama mundial, es el de los hermanos Ingebrigtsen. Gran parte de ello se debe a su increíble rendimiento a lo largo del año en múltiples disciplinas de fondo y medio fondo, yendo del 800 al 10k, tanto dentro como fuera del tartán.

Quizás ocurre gracias a algo que conocimos hace unos meses. El pasado 2 de agosto, Óscar Fernández publicaba en Twitter que el más pequeño del trío noruego, Jakob, no tocaba la zona competición en ninguno de sus entrenos. Es decir, trabajaba por encima o por debajo de ella, pero nunca en un ritmo que estresase al cuerpo demasiado y que le provocara secuelas para seguir encadenando buenos entrenos.

Todo está calculado y medido en un planificación y metodología muy similares a los que siguen ciclistas profesionales a día de hoy, donde el entrenamiento se ha convertido más en un juego de números que en cualquier otra cosa.

Aún así el triatlón es un deporte relativamente joven donde aún hay mucho campo para seguir indagando e investigando en el sistema perfecto.

 

Publicidad