Publicidad

El piloto británico se ha embarcado en una competición trepidante de 140 millas de caminata, kayak y bicicleta en sus 21 años. El joven fue doblemente amputado hace 3 años a causa de un accidente, pero hoy ha completado victoriosamente su propio reto personal: un triatlón de más de 225 kilómetros.

El joven de 21 años sufrió accidente en Donington Park, Reindo Unido, el pasado mes de abril de 2017. A causa del choque, perdió ambas piernas en el trágico evento durante una carrera de F4. No obstante, Billy Monger siempre se ha caracterizado por un gran sentido de la autosuperación, y hace unos meses se planteó la posibilidad de darlo todo en un triatlón de lo más desafiante. Y lo ha logrado. Además, el evento ayudó a recaudar  dinero para todos los afectados por la pobreza tanto en el Reino Unido como en el extranjero a través de la organización de Comic Relief.

Billy Monger, un claro ejemplo de superación

El ex piloto ha superado el triatlón más duro de su vida. Después de cinco duros días de caminar, ir en kayak y pedalear en bicicleta, Monger acaba de completar el desafío.

Publicidad

El piloto ha recorrido una gran distancia a pie, se ha sumergido en aguas heladas en kayak y ha soportado tramos de un día en bicicleta, terminando el reto en el circuito de carreras de fama mundial, Brands Hatch, en Kent, Inglaterra.

Inicialmente, Monger había planeado realizar la prueba durante cuatro días consecutivos, pero el inestable clima británico hizo imposible salir a navegar en kayak en el segundo día de su aventura. “Obviamente, me quedé desanimado, porque después del primer día y lo difícil que fue y el hecho de que logramos superarlo, decía así Billy, “quería utilizar ese impulso para que me llevara a completar el resto del desafío”, continuaba el joven deportista. “El hecho de que tuvimos que tener un día libre entre medio, supuso sentarse de nuevo en el hotel”.

En este reto Monger usó por primera vez una prótesis en larga distancia. A pesar de las dificultades, logró caminar hasta los 30 km. Antes de que Monger comenzara a entrenar para este desafío, nunca había caminado más de ocho kilómetros con sus prótesis puestas. Sin duda, este triatlón ha sido un claro ejemplo de superación para todos nosotros.

Además, el ciclismo -tras el accidente- también era completamente nuevo para él. En los cuatro años posteriores al accidente de Monger, no había vuelto a montar en bicicleta hasta que comenzó la preparación del reto hace unas semanas. A pesar de la falta de experiencia, logró cubrir una distancia de más de 100 millas en su bicicleta, aproximadamente 160 kilómetros. 


No había ido en bicicleta desde mi accidente (…) y nunca había hecho kayak en mi vida, así que he tenido que dominar el equipo con bastante rapidez, especialmente para cubrir la distancia planeda. Era estresante, pero emocionante”, comentó Monger sobre sus etapas de ciclismo y kayak.

Después de la carrera, el joven piloto se ha dirigido a sus 200.000 seguidores de Instagram en un video publicado hoy, calificando este triatlón como la cosa más difícil que he tenido que hacer, física y mentalmente, en toda mi vida”, que ya predijo que lo llevaría a sus límites.

 

 

Publicidad