Publicidad

El Toro ha compartido un vídeo en su canal de Youtube dónde da algunas de las claves de porqué se ha visto fuera de carrera en un evento que fue el más rápido de la historia

Quedan menos de dos meses para saber si Kristian Blummenfelt estará a la altura de las expectativas de favorito en St George. Si bien es un triatleta que ya ha demostrado en reiteradas ocasiones que tan sólo le importa el resultado en el día D, el reciente debut ‘fallido’ en Dubai, sembró algunas dudas en algunos de los seguidores del trideporte.

Asimismo, no es la primera vez que Blummenfelt se encuentra mal en esta prueba. En 2019 ya no obtuvo el rendimiento que venía buscando, y este año ha estado muy lejos del nivel exhibido por Marten van Riel para hacerse con el récord de la distancia. Récord que ha sido validado días después por IRONMAN, como plusmarca de la distancia.

Muchos esperaban el comunicado en redes por parte del Toro, explicando los ‘supuestos’ problemas que tuvo en el agua y en la bici. Sin embargo, y a pesar de dichos problemas, Blu confesó que el nivel que demostró en carrera fue una “bofetada” de realidad.

Publicidad

Luego de más 5 semanas concentrado en Sierra Nevada, el campeón olímpico viajó a los Emirates para correr una prueba dónde no sabemos si sólo acudió por compromiso, o realmente quería probar el motor. Eso sí, el vídeo selfmade de todo el viaje a Dubai vale mucho la pena, ya que nos permite colarnos en la rutina de una de las leyendas de nuestro deporte.

En él, confiesa que va a utilizar toda la rabia que le ha provocado esta carrera, para volar en St George. Ojito. “Obviamente, sigo decepcionado por cómo fue todo… Supongo que es bueno recibir bofetadas así a dos meses de St George. Será la gasolina para las próximas semanas“. Todo ello, después de dos días de relax total y reflexión

Cambios en la cabra

El punto positivo para, fue que pudo probar, con más o menos suerte, parte de la configuración con la que quiere correr en el Mundial. “Probablemente tendré que cambiar un poco el setting de la cabra. Mis cuádriceps siguen destrozados después de la moto, así que supongo que tendré que retrasar un poco el sillín para activar más los gemelos.

Repaso en el túnel del viento en Eindhoven, y de vuelta al trabajo.

Publicidad