Publicidad

Sí, Blummenfelt también tuvo un buen año después de Tokio, pero fue su final en Japón el que marcó el inicio del dominio noruego y la culminación de años de trabajo.

Cuando sonó el pistoletazo de salida de la carrera olímpica masculina, un barco de los medios de comunicación bloqueaba a la mitad de los atletas. El resto se zambulló y luego tuvo que ser rodeado y enviado de vuelta para comenzar de nuevo.

Salir del agua con su controvertida equipación blanca transparente podría haber sido un comienzo extraño de los Juegos Olímpicos para Blummenfelt, pero el noruego no iba a dejar que nada le detuviera.

Un gran grupo en la bicicleta se convirtió en una batalla campal en la calurosa y húmeda carrera a pie. Fue una batalla que Blummenfelt quería ganar más que nadie.

Publicidad

En el último kilómetro, se arrastró por delante de los veloces corredores Alex Yee y Hayden Wilde, lanzó un grito gutural al cruzar la línea y se desplomó. Tras vomitar sobre la alfombra azul, Blummenfelt tuvo que ser ayudado por los mismos corredores a los que acababa de vencer. Merece la pena.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=BOElXqdFSIg[/embedyt]

 

Publicidad