Publicidad

Las imágenes demuestran que era muy poco probable ver al ciclista desde su posición.

Nos ponemos en contexto: domingo pasado en el Monte Orgegia de la provincia de Alicante. Un ciclista recibió un disparo accidental de un cazador cuyo objetivo era un conejo.

El hecho provocó un torrente de desinformación desencadenando que uno de los cazadores presentes en el día del accidente se atreviera a recrear el acto con una grabación en vídeo en el mismo lugar. Su objetivo es desmentir las falacias y blasfemias, que según él, han llenado los medios de comunicación.

En el vídeo se puede observar al cazador que de su palabra emite los primeros vocablos: “El conejo salió de arriba, cruzaba para abajo, y al disparar al animal justamente salió el ciclista, que venía del lado de la derecha” describe. Además puntualiza que al ciclista no se le oyó en ningún momento.

Publicidad

Defendiendo a su amigo, el cazador comenta que el ciclista iba por “una senda en la que pasa un ciclista, luego dos, luego diez y al final terminan haciendo sus circuitos”. Además denuncia actos que según él provocan los corredores: “Rompen los árboles y las piedras para hacerla, incluso ponen palés para poder continuar. Y se pasan incluso encima de los vivares de los conejos”.

Para finalizar el vídeo declara que “yo no estoy en contra de los ciclistas. Lo que yo no veo bien es que vayan siempre a por el cazador, que paga su licencia, su seguro, su licencia de armas, su psicotécnico, el seguro de sus perros… y le prohíben cazar en un lugar en el que lo puede hacer 20 días solamente de los 365 que tiene el año”.

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=BOElXqdFSIg[/embedyt]

 

Publicidad