Publicidad

Gorka Oraá, Director técnico de Challenge Vitoria estuvo en la maratón de Tokyo y en triATLETAS en Red nos cuenta como le fue la aventura.

Con razón la maratón de Tokyo ha pasado en el mes de noviembre a completar la lista de las WORLDMARATHONMAJORS, junto a Boston, Chicago, NewYork, Berlín y Londrés, o lo que viene a ser las seis grandes maratones más multitudinarias, grandiosas y espectaculares del planeta.

Sin duda Tokyo debía de estar en esta lista por méritos propios. Y es que los 35000 afortunados que el pasado 24 de febrero tuvimos oportunidad de tomar la salida en la plaza del Tokyo Metropolitan  Government, eramos una pequeña muestra de las casi 400.000 solicitudes que la organización había recibido para esta edición del 2013.

Tokyo pretende que su maratón sea internacional, pero en el país que mas licencias tiene en maratón es dificil aún de conseguir, ya que más del 90% de los maratonianso son atletas nipones. Por este motivo se dan ciertas facilidades para que los maratonianos extranjeros tengan más opciones para ser afortunados en el sorteo, si no Sportravel este año ha llevado a un grupo de atletas nacionales a la capital nipona.

Bajo el lema “The day we unite” la maratón de tokyo 2013 dió su pistoletazo de salida a las 9;20 junto a los corredores de la prueba de 10 klms. En la salida orgullo nacional al  escucharse el himno nipón  y ánimos a todos los particiapntes con el respeto y la devoción de que solo el pueblo nipón hace gala.

Publicidad

En Tokyo muchas cosas sorprenden, la extrema limpieza de las calles, la ausencia de papeleras, la limpieza y el brillo que desprenden todos los coches que transitan por sus calles, la ausencia de animales de compañía, la prohibición de fumar por la calle, le exactitud y puntualidad de los transportes públicos, el silencio en una ciudad de 35 millones donde parece que le han bajado el volumen y donde el uso del claxón esta prohibido. ( en una semana, únicamente tuve la oportunidad de escuchar una sirena de ambulancia).

Solamente por observar que otra manera de vivir y de relacionarnos las personas es posible, Tokyo bien merece una visita y una revisión de nuestros valores como ciudadanos y vecinos.

Como sé y me siento orgulloso de pertenecer a la gran familia de maratonistas, que somos personas que disfrutamos entrenando en el medio natural , también lo respetamos y cuidamos, por eso Tokyo bien merece un viaje para correr por sus calles.

Los 10.000  voluntarios que bajo el nombre del TEAM SMILE, controlaban cruces, puestos de avituallamientos, entrega de dorsales, recepción en meta, etc. hacen de esta maratón una fiesta para los oidos y los ojos, ya que sus ánimos y sus constantes mensajes de aliento facilitan al participante a completar una maratón que si bien su recorrido no es escesivamente sencillo, queda con creces superado por el sincero deseo de todos los voluntarios por facilitar y agradar a los que consideran verdaderos héroes por el mero hecho de cruzar el arco de finsh line.

No me voy a detener en detalles técnicos ya que en www.tokyo 42.195.org se encuentran todos los detalles de esta gran prueba que transita de inicio a fin por los lugares más carismáticos de la capital nipona, saliendo de la plaza de los ministerios del gobierno, para adentrarse en la zona del palacio imperial, pasar junto a la Tokyo Tower, correr por el elitista barrio de Ginza 4-Chome Intersection, la estación de Tokyo, Asakusa KAminarimon Gate, pasar junto a  la Tokyo sKy tree y acabar al sur de la ciudad en la isla artificial donde se encuentra el palacio de congresos denominado Tokyo Big Sight.

Se que la pregunta es obligada, ¿Es una maratón para disfrutar o para hacer marca?,y creo sinceramente que en este caso las respuestas no están enfrentadas, ya que Tokyo permite hacer una buena carrera sin descuidar el disfrute y la visión de sus bellezas, Se trata de un maratón perfectamente organizado y bien planeado y medido, con avituallamientos sufiecientes como para no echar de menos nada, y con globos de tiempos para todos los niveles. El hecho de ser una maratón tan multitudinaria puede hacer dificil los adelantamientos, pero a lo largo de la prueba el interminable dragón de corredores se va estirando tanto que es factible completar una buena marca.

Una vez más la cultura y el respeto del que hacen gala los japoneses les han hecho merecedores con justicia de estar entre las maratones más bonitas del mundo.

Si alguien, dspués de leer estas lineas se animara  a correr la edición del año 2014, no olvide llevar un pequeño disfraz, ya que les encanta disfrazarse y es motivo de felicitaciones y de más aliento y respeto por parte de público y del resto de participantes.

Un abrazo y suerte a tod@s con los entrenos y proximas competiciones.

Gorka Oraá, Director técnico de Challenge Vitoria y maratoniano viajero.

Publicidad