Publicidad
KIKE CABELLO – Eran las tres de la tarde en la malagueña playa de la Misericordia cuando se daba la salida a la modalidad olímpica del Wild Wolf Triathlon Series by Polar de Málaga, la última prueba del circuito andaluz de triatlón. Una temperatura cálida pero agradable y unas buenas condiciones para la práctica del multideporte. Lo mejor de la comunidad andaluza pisando la alfombra azul sobre la arena esperando el bocinazo de salida.

En una natación con neopreno a dos vueltas, poco a poco se iba estirando el grupo que comandaba Germán Rodríguez, que ha trabajado fuerte este verano en el circuito almeriense de travesías. A sus pies grandes nadadores como Bruno Raso, Alejandro Cañas y Pedro Miguel Serrano. A tan sólo unos segundos el pack perseguidor con Victoriano Raso y Samer Ali y a dos minutos salía el grupo de remontadores comandado por los Rubén, Ruzafa y Bravo.

Las miradas de todos los presentes estaban puestas en el excampeón del Mundo Xterra, que empezaba su guerra con la remontada en bici. El reaparecido viejo rockero Bravo perdía diez metros al montarse en la bicicleta que les resultaron un mundo imposible de recuperar y le complicarían la carrera. Por delante, no tardarían en juntarse los dos grupos, mientras que Ruzafa recortaba tiempo a cada vuelta en solitario.

Se bajarían a correr el gran grupo de favoritos, con Bruno Raso saliendo primero del box. Rubén Bravo salía a correr cediendo 1’40” con el grupo cabecero. Al paso de cada una de las 4 vueltas a pie por el paseo marítimo malagueño, se destacaban tres corredores del resto: Ali, Rodríguez y Ruzafa. Tras ellos marchaba Alejandro Cañas y más atrás iban cediendo los hermanos Raso y Serrano. Al mismo ritmo que en cabeza avanzaba Rubén Bravo, a la espera del desfallecimiento de los anteriores. Con pocos segundos de margen iba a hacerse con la victoria el que ya era campeón del circuito andaluz, Samer Ali Saad, tras él Germán Rodríguez y cerrando el podio Rubén Ruzafa. Medalla de chocolate para Cañas, seguido por Bravo, los hermanos Raso de la mano y Luis Miguel Ruiz cerrando los puestos de finalista, mientras que Pedro Serrano caía a la novena plaza.

La fiesta sólo acababa de empezar. Aún quedaban las distancias sprint y supersprint, que serían claramente dominadas por los jóvenes de la “Escuadra González”, con un patrón similar. En la distancia sprint, el junior Ignacio González lideraba la carrera desde la primera brazada hasta la cinta de meta en solitario, seguido a unos minutos por su padre Ignacio en segunda posición. En féminas la victoria fue para Marina Castro. En la distancia más corta, sería el hermano pequeño, el cadete Alberto González, quién emularía a su hermano y se haría con una victoria holgada, acompañado en el podio por su compañera de entrenamientos Ana Carvajal, ganadora en chicas.

Publicidad

Un día que dio mucho de sí en Málaga, que con 1200 participantes en su triatlón confirma la buena salud de la que goza su triatlón y anima al gran público a sumarse a la adicción del deporte multidisciplinar.

@TriathlonSeries

@kickecr

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí