Publicidad
Pablo Bosch – La playa de la Mar Bella volvió a ser un año más, y ya van seis, un hervidero de triatletas. El mallorquín Mario Mola y la británica Jodie Stimpson se impusieron en categoría elite masculina y femenina, respectivamente. Fernando Alarza, ganador de la pasada edición, tuvo que retirarse en el inicio de la carrera a pie. Más de 5.500 triatletas compitieron en el que ya es el tercer triatlón con más participantes de Europa.

La noche todavía estaba cerrada cuando aparecían los primeros triatletas a dejar sus bicicletas en el parque cerrado, situado en la pista de atletismo de la Mar Bella. Un espacio que, durante toda la mañana del domingo, fue una constante de idas y venidas de triatletas. Desde los más profesionales, hasta los más amateurs. Y es que el “Garmin”, como se le conoce popularmente, se caracteriza por albergar el debut de muchos deportistas en esta disciplina.

El mallorquín Mario Mola se impuso en la categoría Elite masculina, superando a sus rivales con la excelente carrera a pié que tanto le caracteriza y que le dio gran parte del bronce esta temporada en las Series Mundiales. Mola empleó 1h 46’ 59” para imponerse al italiano Alessandro Fabián y al catalán Cesc Godoy, que le acompañaron en el podium. De esta manera, obtenía la primera posición en el Garmin después de sendas segundas posiciones en las dos últimas ediciones de la carrera.

La sorpresa la dio Fernando Alarza, ganador de la pasada edición, que tuvo que abandonar al inicio de la carrera a pie. El talaverano ha sufrido un auténtico calvario este 2013 a causa de las lesiones, aunque pudo lograr el subcampeonato del mundo sub23 en Londres hace unas semanas. El top 5 de la carrera lo completaron Matt Sharp y el atleta del Fasttriatlon Jordi Garcia, que ha culminado así una gran temporada.

La elite femenina también luchó por la victoria hasta el final. El gato al agua se lo llevó la británica Jodie Stimpson, que se impuso a las españolas Carolina Routier y Ainhoa Murúa con un tiempo de 1h 54’ 29”. Routier llegó a meta a menos de treinta segundos de la británica y dominó la carrera en los sectores de natación y ciclismo. Pero finalmente, Stimpson se impuso con una brillante carrera a pié, recortando los más de dos minutos de ventaja que le sacó Routier en los primeros compases de carrera. La británica, ganadora de la carrera en 2009 y 2010, demostró porque ha sido subcampeona este año de las Series Mundiales.

Publicidad

La competición de alto nivel de los élites dejaba paso poco después, a lo que de verdad hace grande a este triatlón. La masa popular que año tras año aumenta la participación del Garmin. Esta edición ha contado con más de 5.500 triatletas en todas las modalidades; olímpica, sprint, supersprint y relevos. Durante la mañana del domingo, el paseo marítimo y las calles colindantes al litoral barcelonés hicieron las delicias de aficionados y deportistas en una cita única.

Los triatletas populares son la base de un deporte que cada día gana más adeptos. Y el Garmin se ha convertido en una prueba ideal para el debut. Por ello, la organización divide las salidas en ‘olas de triatletas’, para poder distribuir a los deportistas en diferentes horas, evitando la masificación y el atasco de 5.500 inscritos. Además, muchos de estos triatletas son extranjeros. La organización dio cifras de un 37% de participación, un índice muy elevado a pesar de la crisis. Sin duda, podemos afirmar que el triatlón, está de moda. Y que siga así.

@barcelonatri @pablobosch93

imágenes de http://www.garminbarcelonatriathlon.com/

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí