Publicidad

Hay historias que conmueven y el caso de  Sika Henry es uno de ellos. Os contamos cómo se ha forjado la primera triatleta profesional afroamericana, todo un ejemplo de superación.

Sika Henry, de 37 años,  consiguió convertirse en la primera mujer afroamericana en convertirse en una PRO al quedar tercera en la general del Challenge Cancún, y calificó la experiencia de «irreal». El logro de Henry fue especialmente conmovedor, ya que hace dos años sufrió un terrible accidente en bicicleta durante una carrera, que la dejó inconsciente con una conmoción cerebral, la nariz rota, laceraciones en la cara y problemas en la dentadura.

La triatleta reflexionó sobre ese oscuro momento esta semana en Instagram, escribiendo en un post: «dos días después de mi accidente (en 2019), mi padre me preguntó: ‘Si supieras que todo esto iba a suceder, que terminarías rota y en el hospital, pero aun así te clasificarías para ser profesional y serías la primera mujer afroamericana en hacerlo…. ¿seguirías con todo esto?‘ Por alguna razón, no dudé y dije que sí. Fue una reacción instintiva. A veces tienes que seguir tu corazón, y me alegro mucho de haberlo hecho. Ojalá no hubiera ocurrido el accidente, pero me hace apreciar aún más este logro», comentaba a sus seguidores Henry.

Para conseguir este pase, Henry ha tenido que trabajar muy duro. La deportista está «bastante en forma», pero sería decir un eufemismo. Sika Henry, que se licenció en economía en Tufts y trabaja a tiempo completo como analista de mercado en Newport News, Virginia, entrena dos veces al día, todos los días. «Entreno antes del trabajo, en la pausa del almuerzo o después del trabajo. Mi entrenador escribe mi horario de entrenamiento, así que ni siquiera tengo que pensar en eso», dice. «Hago entre quince y diecisiete horas de entrenamiento sólido a la semana, pero eso no incluye el entrenamiento de fuerza ni los estiramientos. Eso es puramente nadar, montar en bicicleta y correr», comentaba la atleta en una entrevista para su antigua universidad.

Publicidad

El deseo de Henry de convertirse en una PRO tenía poco que ver con el dinero, los patrocinadores o la gloria. Se trataba de cambiar la cara de este deporte. «Cuando empecé a introducirme en la comunidad del triatlón, siendo una mujer afroamericana, me di cuenta de que había una gran falta de diversidad», dijo. «Empecé a hablar más abiertamente de ello y de mis experiencias personales al respecto». Esto lo hemos podido comprobar en diferentes charlas que ha realizado a través de sus redes sociales, para concienciar a los seguidores de este deporte. Y así se retó a ella misma: «quería convertirme en la primera mujer profesional y afroamericana en este deporte». Y así lo ha conseguido.

Por eso nació su blog, que ahora ostenta mucha popularidad. Henry esperaba que, cuando se convirtiera en profesional, pudiera utilizar su estatus para concienciar aún más sobre la diversidad en los triatlones. Además del activismo, también cuelga interesantes vídeos y artículos sobre consejos de entrenamiento y competición muy recomendables.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Sika Henry (@sikahenry)

Comentarios

comentarios

Publicidad