Publicidad

Emma Pallant-Browne, tras el susto dado en su primera prueba del año en Miami que le hizo pasar la noche en el hospital, vuelve a poner el martillo pilón

MIAMI, UN LUGAR QUE NO VOLVERÁ A VER A EMMA PALLANT-BROWNE


Emma Pallant-Browne entraba en el nuevo año como una de las grandes favoritas a llevarse la Clasificación General del T100 Triathlon Tour. Con un palmarés único a lo largo de estas ocho temporadas en lo que a media distancia se refiere donde ha cosechado 48 podiums en 60 carreras disputadas (51 de 63 si añadimos las tres de este año), la británica iniciaba su andadura por el 2024 en un circuito que no le traía muy buenos recuerdos, Miami. 

Publicidad

Y es que Miami era el lugar que acogía la primera prueba del T100 Triathlon Tour con un recorrido igual al del año 2022 donde se celebró el Clash Miami. Una carrera, esa de dos años atrás, en la que Emma Pallant se veía obligada a abandonar por problemas físicos debido a las condiciones de humedad y calor que determinaron la prueba. 

Pues bien, en esta primera prueba de su temporada, el T100 Triathlon Miami, tras realizar una mala natación y unos primeros kilómetros de bici con muy malas sensaciones, la inglesa no tuvo más opciones que abandonar la carrera y ser trasladada en ambulancia hasta el hospital más cercano por claros signos de deshidratación. “Está claro que cundo compito en condiciones de humedad y calor, mi cuerpo no responde bien por lo que tendré que descartar realizar carreras que se disputen bajo este tipo de ambiente”. Ese fue el análisis que hizo Emma Pallant pocos días después de la prueba y la razón por la que optó por no acudir a la segunda de las pruebas del T100 Triathlon en Singapur, un lugar donde se iba a encontrar con el mismo problema. 

IRONMAN 70.3 SUS NUEVOS OBJETIVOS DE PRINCIPIO DE AÑO


Descartada la segunda prueba del T100 Triathlon Tour en Singapur en el mes de marzo y teniendo en cuenta que la siguiente carrera no era hasta junio, la británica se veía obligada a ajustar su calendario competitivo. 

De esta manera, en abril acudía al IRONMAN 70.3 Oceanside donde el listado de salida con gente como Taylor Knibb, Paula Findlay o Tamara Jewett entre otras era sensacional. Siendo espectadora VIP del grandísimo rendimiento mostrado por la estadounidense y ganadora de la prueba Taylor Knibb, Emma Pallant lograba un segundo puesto que le dejaba un gran sabor de boca después del susto sufrido en Miami. 

Un mes después, la británica decidía visitar tierras españolas para disputar el IRONMAN 70.3 Mallorca. Una prueba que, aunque no tenía un cartel de mucho nivel, una rival de la talla de Laura Philipp, Campeona de Europa de IRONMAN y 3º en el Campeonato del Mundo IRONMAN 2023, le podía poner las cosas muy complicadas. Pues bien, tras una carrera donde tuvo que ir a remolque de la alemana hasta los últimos siete kilómetros de la misma, finalmente Emma se adjudicaba su primera victoria del año.

DOS VICTORIAS EN UNA SEMANA CON TRECE HORAS DE VUELO POR MEDIO


Aunque todo hacía indicar que tras la victoria lograda en Mallorca iba a parar hasta la cita del T100 Triathlon San Francisco el 8 de junio donde ya había confirmado su presencia, la británica anunciaba su presencia en el IRONMAN 70.3 Chattanooga del finde siguiente a Mallorca. 

Con un vuelo de más de trece horas, con un cambio horario de seis horas y con un buen jet lag, Emma Pallant aparecía el 19 de mayo a las 07:30 de la mañana en la línea de salida de su segundo IRONMAN 70.3 en una semana. Aún así, la británica, mostrando un buen rendimiento, se hacía con la victoria demostrando que el susto sufrido a principios de año en Miami ya estaba más que en el olvido. 

Tras tres podiums en tres pruebas IRONMAN 70.3 en apenas un mes, Emma Pallant-Bronwne va camino de una nueva temporada plagada de grandísimos resultados en su distancia preferida.

Publicidad