”EL MARATONIANO AUTODIDACTA, LAS CRÍTICAS A RONCERO Y EL EFECTO DUNNING-KRUGER” Así titula Joan Rius, una de las eminencias del atletismo y de la preparación física ¡Imperdible!

” En este país, desde hace muchos años, tras la barra de cada bar se reunían informalmente legiones de ciudadanos que eran entrenadores de fútbol en potencia capaces de salvar a su equipo del descenso. Esta ciencia infusa de fútbol ha llegado al mundo del running, cada día hay más aficionados que se consideran entrenadores de primera sin más formación que su experiencia, ninguneando todo el substrato científico y técnico que subyace a la hora de diseñar cargas y planificar procesos, haciendo un elogio de la ignorancia ilustrada.
Uno par de estos “expertos” han cuestionado a Fabián Roncero por un artículo en Triatletas donde alerta del peligro de autoentrenarse y de no ponerse en manos de un entrenador profesional; corredores que no dudan en gastarse 300 euros en zapatillas y se escandalizan por pagar 20€ a un entrenador.
Confundir voluntad, esfuerzo y progreso en las marcas a corto plazo con seguir un entrenamiento adecuado es un gran error si se mira desde la perspectiva de la salud. Dejando de lado los peligros sobre el corazón (en gran parte previsibles con pruebas de esfuerzo) están las lesiones articulares que no matan pero te obligan a dejar de correr de por vida. Como los cartílagos, la gran protección de los huesos, no tienen sensores de dolor, el exceso de km, correr con técnica deficiente o seguir un entrenamiento inadecuado va castigando los cartílagos sin que duela nada e incluso, permite mejorar las marcas. Cuando nota el dolor, en muchos casos la lesión ya es irreversible.
En un comentario al post de Roncero, un corredor apunta que corrió una maratón con 92k y 42 años y que no piensa destrozar su cuerpo ¡Si las rodillas hablasen! Se compró un reloj por 110 euros y que va al fisio, pero que no empleará dinero pagando al entrenador (pagar el dorsal ¿A quién lucra? Me sorprende mucho la utilidad real que tiene para alguien sin formación en fisiología emplear un pulsómetro caro ¿Ha hecho algún test de Conconi o similar para saber los umbrales? ¿Conoce el protocolo para conocer e interpretar la variabilidad cardíaca? Para medir pulsaciones y ritmo en las series vale un crono de mercadillo. Obtener mucha información si no se sabe interpretar vale de muy poco.
El sentido común vale para quienes salen a correr un par de horas a la semana y participan en alguna carrera de 10 km, los posibles efectos nocivos, con cargas tan bajas siempre serán mínimos en comparación a los beneficios. Algo muy diferente es pasar de 40 km a la semana y correr medias maratones; estos esfuerzos son muy agresivos y más para personas que han pasado los 30 años, sin un pasado deportivo regular, sin analizar ni entrenar la técnica y que el trabajo de fuerza les suena a culturismo. Guiarse por sensaciones y magnificar el sacrificio puede tener efectos muy nocivos sobre una parte importante de los corredores, la genética hace que no todos respondamos igual frente a excesos inadecuados. La cuestión es que no descubrimos que nos hemos pasado hasta que surge la lesión irreversible.
La información que llega a los corredores proviene, fundamentalmente, de la publicidad de las grandes compañías multinacionales (véase el circo de las zapatillas). La masa de corredores confunden publicidad con conocimiento e información objetiva y a la hora de valorar su inversión (en tiempo y en dinero), pagar a un entrenador se considera algo prescindible. Los entrenadores jamás podremos competir en el mercado con las grandes marcas, no podemos penetrar con campañas publicitarias como lo hace Adidas o Nike. El entrenador como el médico no dice siempre lo que uno quiere oír ni le recetan aquello que más le gusta al paciente , lo que hacen las campañas publicitarias de productos deportivos ¿Saben que uno de los principales problemas de salud pública es la automedicación?
Algunos y triatletas populares (no digo que sea mayoritaria puesto que carezco de datos para poder dar un porcentaje) sufren el efecto Dunning-Kruger, un sesgo cognitivo según el cual los individuos con escasa habilidad o conocimientos sufren de un sentimiento de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas, midiendo incorrectamente su habilidad por encima de lo real.

Joan Rius


Comentarios

comentarios