Publicidad

Aunque a primera vista en el mundo del triatlón pueda parecer que hay que reservar las piernas para la bicicleta y la carrera, hay que tener en cuenta otros factores. 

Es cierto que la patada es relativamente ineficiente para la propulsión, añadiendo un 30% de impulso en el mejor de los casos y un 5% en el peor, pero esto debería dar todas las razones para hacer más patadas y mejorar la eficiencia.

Perfeccionar la patada proporcionará una mayor propulsión, pero una mala técnica podría crear resistencia. Hay que asegurarse de que los dedos de los pies están en punta, las rodillas están rectas y la patada se impulsa desde las caderas.

En segundo lugar, una técnica de patada sólida permite estirar los flexores de la cadera. Estar metido en la bicicleta (o sentado en el trabajo), y luego utilizar en exceso los flexores de la cadera al correr, puede crear una enorme tensión y rigidez en la zona de la cadera. Ser capaz de patear con las piernas largas y relajadas ayudará a estirar y, en última instancia, beneficiará a todo el régimen de entrenamiento en general.

Publicidad

Entonces, ¿cuánto se debe hacer? En el mundo del triatlón que el 10% del entrenamiento de natación fuera de patada. Esto significa realizar 200m de patada en una sesión general de 2.000m. Esta microsesión puede incorporarse en el calentamiento, en pleno entrenamiento o en la relajación posterior a este.

Comentarios

comentarios

Publicidad