Publicidad

Parecía obvio que la prueba deportiva alojada en Calella no iba a salvarse de las decisiones políticas y finalmente Ironman ha anunciado hoy, de manera oficial, el cambio de fecha al sábado 30 de septiembre.

El referendum traspasa esta vez los ejes de la política y la sociedad para afectar directamente al deporte. La Generalitat de Catalunya ha dispuesto que no se puede realizar ningún evento deportivo el 1 de octubre en la Comunidad y, por tanto, Ironman ha tenido que mover ficha y avanzar un día la celebración del evento. Sin duda un mal menor que la empresa propiedad de Wanda Sports ha podido salvar de la menos mala de las maneras.

En el comunicado a los atletas se informa de los motivos del cambio así como de la política de devoluciones a los atletas que tienen algo de margen de maniobra a pesar de las restricciones temporales.

Aquellos que decidan disputar la prueba no deben realizar acción alguna. Los que por motivos del cambio de fecha no puedan participar, podrán hacer el cambio de inscripción sin coste alguno para alguno de los eventos Ironman o Ironman 70.3 con inscripciones abiertas.

Publicidad

Peor lo tienen aquellos que no puedan participar y que tampoco les encaje fecha alguna de los eventos propuestos para el transfer. En este caso recibirán el importe en función de la política de devoluciones de Ironman siempre y cuando lo soliciten antes del 1 de agosto.

Aun así la previsión es de que la prueba discurra sin más y se espera que los atletas mantengan su plaza y entiendan la situación inesperada que plantean estas elecciones.

Publicidad