Publicidad

La canadiense pasa parte de la noche previa a la competición en la carretera por culpa de un incidente que casi pone en jaque su participación en la prueba.

Los incidentes son parte de las carreras”. ¿Quién no ha escuchado o dicho nunca esa frase? Lo que no debiera ser habitual es que las incidencias previas a la competición, puedan condicionar la participación de nadie. Y eso es lo que le sucedió a Paula Finadlay en los Canadian Champs.

La triatleta se había desplazado hasta Saint-Georges (Quebec) para participar en la contrarreloj individual del viernes 21 de junio, pero mientras ella llegó al destino con tiempo suficiente para acomodarse y reconocer el circuito, la que no lo hizo fue su material. Tal y como relataba en su Instagram la aerolínea Air Canada había perdido su bicicleta.

Publicidad

LA ESTRESANTE ODISEA DE FINDLAY…


El margen corría a su favor, pero casi dos días después y a apenas uno de la carrera la bicicleta no había aparecido. Todas las alarmas ya habían saltado, el entrenamiento volado por los aires, su oportunidad de revalidar su título quedaba en un limbo y el teléfono ardía. Afortunadamente, los contactos que le habían hecho llegar y el trabajo de los empelados de la compañía tenían su efecto y en la noche del jueves la bicicleta aterrizaba en Montreal. Por delante, una noche de película, tal y como narra la propia Findlay “cuatro horas en la carretera en el coche de alquiler” para transportarla desde la ciudad quebequesa más poblada hasta Saint-Georges, y la sensación de pasar una de las “experiencias de viaje más estresantes y frustrantes” de su vida.

… TIENE PREMIO


Pero todavía quedaba lo más alucinantes, o en palabras de Findlay “lo más duro”: los 28 kilómetros contra el crono. Eso sí, la canadiense ya avisaba que, a pesar de todo, sabía que su cuerpo estaba “en forma y sana” y que este era capaz de “hacer grandes cosas una vez empiece la carrera”. Y vaya si lo hizo. El viernes Paula Findlay (39:24.7) se convertía por tercer año consecutivo en campeona nacional al imponerse a la ciclista del Movistar Olivia Baril (+24”) y Sarah Van Dam del DNA Pro Cycling Team (+27”).

¿SERÁ PARÍS?


La pregunta que nos queda es ¿Seleccionará Canadá a Findlay para ser su representante en la contrarreloj de los Juegos Olímpicos de París? De hacerlo, se encontraría con Taylor Knibb, que defenderá los colores estadounidenses. Mientras se dirime la decisión, a estas horas Paula celebra su triplete corona compitiendo en el 70.3 Mont Tremblant que es la prueba objetivo por la cual acudía a foguearse a Saint-Georges.

Publicidad