La nutrición durante un triatlón: ¿sólido o líquido?

0

Tras haber entrenado durante horas el sector de natación, la bici y la carrera a pie, todo puede venirse abajo sin un aporte calórico y complementario a medida que vamos quemando cartuchos durante la competición. Así pues, la cuarta disciplina a entrenar, debe ser la nutrición

¿Cómo debemos hacer ese aporte?

Ya sea un triatlón de distancia sprint o bien uno de larga distancia, es necesario un aporte de calorías para poder mantener los niveles de energía óptimos y un equilibrio de sustancias importantes para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Pero, ¿cuál es la mejor manera de hacerlo? ¿Tomando sólidos? ¿Únicamente con líquidos ya es suficiente? ¿Una combinación de ambos? Este es un tema que siempre ha llevado muchos debates.


Nutrición Sólida

¿Dónde encaja la nutrición sólida en el día de la carrera? La preparación nutricional es esencial en los días previos a la carrera. Hacer que tus reservas de glucógeno se completen en los días previos (dos o tres días antes) es clave, especialmente, la mañana de la carrera. Lo más probable es que no vayas a dormir mucho la noche anterior por los nervios previos, y tendrás que despertarte horas antes de la carrera para desayunar.

Es el momento de un aporte de alimentos sólidos, para asentar bien el estómago. Generalmente, el desayuno de muchos triatletas comprende alimentos que no contengan fibra para que el estómago no vaya trabajando durante la carrera y que aporten hidratos, como puede ser la avena; algo de fruta, como plátanos y muchos optan también por el café solo.

No es recomendable tomar leche, por los posibles problemas gastrointestinales que puede ocasionar, aunque sí podemos mezclar los copos de avena con yogur, ya que ambos alimentos tienen bajo el índice glucémico y no nos darán picos de insulina, sino un aporte glucosa continuo.

¿Qué pasa durante la carrera, específicamente en la bicicleta? Esta es la pregunta del millón, y realmente todo se basará en lo que hayamos ido consumiendo durante los entrenamientos.

Hay quienes únicamente utilizan geles, gominolas o barritas; otros, van combinando ambas cosas, siempre acompañados de bebida, que deberá ser hipotónica o isotónica en función de la cantidad de sales que contenga lo que hayamos comido previamente.


Nutrición Líquida

Tomando la nutrición en forma líquida, las calorías y los electrolitos ingresan al cuerpo sin ejercer un exceso de estrés en los órganos gastrointestinales. Además, al tomar la mayor parte de su nutrición en forma líquida, no hay que lidiar con el masticar de una barrita o la pastosidad de algunos geles.

Aunque la bicicleta puede ser el momento clave para comer, es difícil para algunos digerir los sólidos. Pero, al tomar las calorías y macronutrientes en un líquido, todos esos nutrientes se absorben en el torrente sanguíneo y van directamente a los músculos.

En el mercado encontraremos productos que pueden satisfacer perfectamente las necesidades de nuestro cuerpo y así, evitar la comida en forma de sólido.


¿Por cuál me decanto?

La mejor solución es experimentar. Ningún enfoque funcionará para todos. Lo que sí que hay que tener en cuenta es que la nutrición juega un papel importante antes, durante y después de la competición, y no es algo que debamos tomar a la ligera.

Un déficit a nivel de electrolitos, puede hacer que nuestros músculos no respondan en el último sector y tengamos que abandonar; por el contrario, un aporte excesivo de sales, puede llevarnos a sufrir consecuencias graves a nivel renal.

Así pues, hay que ir con cuidado a la hora de elegir uno u otro producto o estrategia y, en caso de dudas, consultar siempre a un especialista en nutrición deportiva.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Judith Perez

Castelldefels, 1979. Maestra especialista en Educación Física. Triatleta popular, cerrando las clasificaciones. Mens sana in corpore sano.