Publicidad

Lionel Sanders, tras estar fuera de juego unas cuantas semanas por culpa de una fractura en las costillas, explica cómo evitar las lesiones

LIONEL SANDERS, UN 2024 MÁGICO PERO CON UNA SOMBRA


Tras el anuncio por parte de IRONMAN de su nuevo gran evento para la temporada 2024 con esas IRONMAN PRO Series, un Lionel Sanders que dos años atrás había descartado volver a realizar cualquier prueba de larga distancia hasta no sentirse preparado, veía como su vuelta a la distancia reina iba a ser de obligado cumplimiento si quería luchar por ese gran evento de la marca reina del triatlón. 

Publicidad

Por ello, el canadiense se puso el mono de trabajo y durante todo el invierno invirtió hasta semanas de 35 kilómetros de natación para hacer frente a su gran debilidad y poder volver a ser competitivo en los triatlones de larga distancia. Un hecho que le ha traído grandes recompensas viendo no sólo sus dos indiscutibles victorias en los IRONMAN 70.3 Oceanside y Mont-Tremblant sino el rendimiento mostrado en ambas carreras en el primero de los segmentos. 

En la cita de Oceanside, Lionel Sanders con una natación en 24:36, salía en 24º lugar pero tan sólo a minuto y medio del primer triatleta en completar los 1.900 metros de natación. En Mont-Tremblant, en una natación que se recortó hasta los 1.200 metros, el canadiense, con un tiempo de 16:10, perdía 1:10 respecto a grandes nadadores de la talla de Joa Pereira o Ben Kanute. Un rendimiento casi inverosímil si tenemos en cuenta el historial y los últimos años del triatleta de Canyon. 

Aún así y a pesar de contar con dos victorias en sus únicas dos participaciones en este 2024, Lionel Sanders se vio obligado a parar unas semanas después de Oceanside tras serle diagnosticado una fractura en las costillas. Una lesión que, aunque le tuvo fuera de los entrenamientos varias semanas, fue un punto de inflexión para un Sanders que sacó uno de sus grandes aprendizajes de su carrera deportiva.

ESCUCHAR A TU CUERPO, EL MEJOR INDICADOR PARA LAS LESIONES


Aunque muchas veces hay lesiones que no se pueden evitar, existen indicadores que pueden ayudar a observar que algo no está funcionando correctamente en el cuerpo de una persona. En ese sentido, Lionel Sanders ha aprovechado su canal de YouTube para explicar cuál ha sido el mejor aprendizaje adquirido durante estas semanas fuera de los entrenamientos por culpa de la lesión “en este tiempo parado he podido aprender o volver a recordar que una de las mejores herramientas para intentar no caer en lesiones es la de escuchar a tu propio cuerpo”. 

Y es que, según Lionel Sanders, esta última lesión en las costillas al igual que la que sufrió hace unos años en el sacro, han sido dos lesiones que perfectamente pudo haber evitado si hubiera escuchado las señales o advertencias que le estaba enviando su cuerpo “cuando me rompí el sacro, llevaba semanas sintiéndome muy cansado. Es normal estar uno, dos o incluso tres días muy fatigado pero si no haces caso de esa advertencia que te está enviando tu cuerpo, estás comprando papeletas para caer lesionado”.

Tal y como él mismo reconoce, hoy en día, con tantos datos a nuestra disposición, estamos dejando a un lado uno de los indicadores más importantes, el de la percepción “está bien tener en cuenta las pulsaciones, la potencia, la temperatura corporal y el lactato pero el indicador más importante es el de la percepción”. Por ello, Lionel Sanders ya ha dejado de obcecarse con los números y en cada una de sus sesiones está dando prioridad a lo que siente más que a los númerosahora si entreno por debajo de la potencia que tengo que entrenar porque no me encuentro genial, me da lo mismo. Ahora lo importante es conocer mi cuerpo y hacer caso a las advertencias y señales que me envía para intentar reducir las probabilidades de lesión

 

Publicidad