Publicidad

Vivir del triatlón como deportista profesional es algo excepcional y las expectativas puede que no sean nada esperanzadoras

FUENTE DE INGRESOS DE LOS TRIATLETAS


El triatlón es un deporte totalmente minoritario que además conlleva una inversión importante para todos aquellos que lo practican independientemente de su nivel. El neopreno, la bici, las zapatillas, los dispositivos y el dinero que se necesita para la inscripción o el viaje hasta la prueba hacen que el gasto sea desorbitado. 

Publicidad

A su vez, si nos centramos en los profesionales (aquellos que se pueden ganar la vida haciendo triatlón), que son muy pocos no solo a nivel nacional sino también a nivel mundial, la inversión es mucho mayor. A los gastos habituales, hay que añadir los gastos de los vuelos, el fisioterapeuta, los Training Camp, el entrenador, estudios aerodinámicos y un largo etcera que hacen que la cuantía asuste.

Unos gastos cuyo esfuerzo para superar no radica únicamente en los premios obtenidos por el rendimiento de los profesionales sino que en la mayoría de los casos se sustenta gracias a los patrocinios obtenidos por las distintas marcas del sector. Es más, si de los premios económicos obtenidos en las pruebas se tratase, a nivel mundial los triatletas que podrían vivir del triatlón se contarían literalmente con los dedos de una mano. 

EJEMPLO REAL DE INGRESOS DE UNA TRIATLETA


Hace unas semanas nos hacíamos eco, gracias al gran contenido compartido por la triatleta profesional Ruth Astle, del balance de ingresos y gastos que podía llegar a tener una triatleta de su nivel considerando no sólo los ingresos obtenidos por premios sino también por otros aspectos relacionados con su trabajo de triatleta (patrocinios, redes sociales, etc) ttps://triatletasenred.sport.es/actualidad/las-ganancias-de-un-triatleta-pro/amp/

Un balance que, tal y como nos ilustró la triatleta británica, le proporcionó unos beneficios de unos 7.000 libras en 2023, una cuantía totalmente insuficiente para vivir.

Es verdad que un año antes, en 2022, gracias a los mejores resultados logrados, los beneficios de Ruth ascendieron a los 60.000 libras. Aun así, para lograrlo, la británica tuvo que ser 5º en el Campeonato del Mundo Ironman y ganar el Ironman Israel además de lograr otros tres Top10 en pruebas internacionales. 

TRIATLETAS MEJOR PAGADOS 2023


Aunque mucho se ha hablado de los triatletas que más dinero han ganado en 2023 con los premios económicos que han repartido las distintas pruebas, es importante dar un paso atrás y ver con perspectiva el beneficio que puede aportar el triatlón sólo para unos pocos

MEDIA Y LARGA DISTANCIA FEMENINO

  • Anne Haug: 335.788$  
  • Ashleigh Gentle: 308.750$
  • Taylor Knibb: 262.500$
  • Lucy Charles-Barclay: 246.750$
  • Laura Philipp: 163.125€

MEDIA Y LARGA DISTANCIA MASCULINO

  • Kristian Blummenfelt: 285.000$
  • Magnus Ditlev: 202.953$
  • Jan Frodeno: 196.500$
  • Jason West: 190.500$
  • Pieter Heemeryck: 162.791$

CORTA DISTANCIA FEMENINO

  • Beth Potter: 172.600$
  • Cassandre Beaugrand: 163.900$
  • Kate Waugh: 135.500$
  • Emma Lombardi: 122.100$
  • Jeanne Lehair: 101.550$

CORTA DISTANCIA MASCULINO

  • Hayden Wilde: 175.500$
  • Leo Bergere: 174.100$
  • Alex Yee: 126.500$
  • Dorian Coninx: 121.400$
  • Matthew Hauser: 76.100$

Si concretamos el ejemplo de Pieter Heemeryck quien ha sido el quinto triatleta que más ingresos ha obtenido por premios económicos, el belga ha participado en 10 pruebas internacionales que le han aupado además al 5º puesto del ranking PTO. Pues bien, a esos 162.791$ ingresados hay que restarle todos los gastos mencionados anteriormente casi imprescindibles para rendir con garantías en todas esas pruebas. Una cuantía, si tenemos en cuenta únicamente esos ingresos, que no superarían los 100.000€ para el que se supone que es el quinto mejor triatleta del mundo.

DURO MOMENTO PARA LOS PATROCINIOS


Tal y como hemos visto, si únicamente de premios económicos se tratase, pocos serían los triatletas que podrían vivir del triatlón. Es por ello, que muchos de ellos (una nimiedad comparado con los deportistas mundiales), necesitan del apoyo y patrocinio de las marcas para poder vivir del mundo del triatlón. 

Aún así, en algunos casos, las marcas ya están viendo que, bien por duros momentos financieros o bien por la notoriedad que está cogiendo la figura del “influencer”, la ayuda que se le está dando al triatleta profesional está descendiendo

OFERTA Y DEMANDA

La industria relacionada con el sector ciclista se ha visto afectada durante los últimos cinco años. Es verdad que muchas marcas de bici, como puede ser el caso de Orbea en nuestro país, siguen creciendo. La marca afincada en Mallabia ha visto como su evolución desde sus inicios ha sido importantísima tanto a nivel nacional como sobre todo a nivel internacional. 

Aún así, la pandemia ha traído consigo un desequilibrio importante entre la oferta y la demanda en este sector ya que durante estos últimos años la oferta ha aumentado de manera desorbitada mientras la demanda ha seguido comportándose de manera similar (ligero crecimiento). Esta circunstancia ha provocado que los márgenes de las marcas se hayan visto disminuidos de manera considerable lo que ha llevado a que las empresas y marcas hayan tenido que ajustarse el cinturón. 

Es por ello que durante estas últimas semanas hemos visto a triatletas de primer nivel perder sus patrocinios con algunas marcas como ha podido ser el caso más sonado como fue el de David Mcnamee. El británico, 17º del ranking PTO y dos veces tercer clasificado en el Campeonato del Mundo Ironman en Kona, anunciaba que su tiempo con la marca Cervelo llegaba a su fin tras más de 7 años yendo de la mano sin comunicar, de momento, ningún acuerdo con ninguna otra marca.

FIGURA DEL “INFLUENCER”

Una de las estrategias de comunicación de muchas empresas relacionadas con el consumo para ganar notoriedad y captación es la figura del prescriptor. 

Hasta hace poco, en el mundo del deporte, los principales prescriptores de las marcas eran los propios deportistas. Las marcas acudían a ellos para que fueran la imagen de su marca y cerraban contratos de patrocinio con ellos. 

Ahora, con la figura del “influencer”, hay marcas que han decidido acudir a ellos por el mayor poder de captación que tienen respecto a la de los propios deportistas. Una estrategia de comunicación que, si sigue su evolución, puede influir en los contratos de patrocinio de los triatletas. Los grandes nombres internacionales van a seguir teniendo su cuota pero ese presupuesto que reparten las marcas puede estar más diversificada entre la figura del “influencer” no deportista y los propios deportistas. Una barrera que puede ser un obstáculo más para todos aquellos que quieran vivir del triatlón.

CONCLUSIÓN


Gracias al esfuerzo que ha hecho la PTO con su inclusión en el triatlón profesional, los premios económicos han aumentado un escalón respecto a hace unos años. Aun así, muchos de los triatletas del Top100 del ranking PTO necesitan otra fuente de ingresos, además de los premios económicos que reparten las distintas pruebas, para poder tener unos ingresos adecuados para hacer frente a su día a días.

Los patrocinios siguen siendo para muchos el mayor apoyo económico que tienen. Un contrato con las marcas que además les “obliga” a tener presencia en redes sociales y compartir todo tipo de contenido para intentar captar la atención de sus seguidores y ser una figura prescriptora rentable para la empresa.

Publicidad