Publicidad

Ahora que el calor aprieta, es un buen momento para recordar los puntos clave para que nuestra agua aguante la temperatura durante mucho más tiempo

Los triatletas y ciclistas salimos a entrenar sea cuál sea la temperatura que azota nuestra zona, lo que a veces implica que el calor puede llegar a ser abrasante, y cada trago de agua, un ‘chupito’ de caldo que más que refrescar, te remueve el estómago.

¿Cómo mantener el agua fría cuando vamos en bici?

1. Añade hielo


El primer consejo es de sentido común. Para mantener más fría el agua, añade hielos antes de salir de casa.

En el caso de rodar en grupeta, no es mala idea la de parar en una gasolinera para comprar más bidones y salvaguardar la temperatura corporal.

Publicidad

2. Bidones aislantes


Los bidones sencillos de plástico transmiten rápido la temperatura del exterior al agua, pero hay algunos que cuentan con una pequeña cámara aislante que mantiene el agua fría más rato. Por lo general, acostumbran a ser bidones de 750ml.

Quizás serán un poco más caros, pero cuando llevas 2 o 3 horas dando pedales, se agradece

3. Funda mojada para bidones


Si no cuentas con uno de esos bidones aislados, que venden en cualquier tienda ciclista, puedes hacer uno de manera sencilla. Tan solo tienes que envolver el bidón con una tela o pieza de material maleable, que va a actuar como barrera, impidiendo la subida de temperatura.

4. Mixto de hielo con agua


Cuando añadimos hielo al bidón el tamaño de los cubitos está limitado por la apertura del bidón, pero sin embargo los trozos de hielo grandes aguantan más tiempo que los pequeños.

Nuestro consejo es que la noche antes, llenes medio bidón con agua para que esta se congele, y de esta manera tengas agua fría por mucho más tiempo. Funciona.

5. Cuando todo falla añade sabor


Muchas veces, el agua caliente aumenta el gusto del plástico o de los posibles hongos que estén en el bidón, y eso hace que estemos.

6. Combinar


Una combinación de todos los consejos anteriores, pueden ayudar a que disfrutes de tu entrenamiento, aunque ese día el sol se haya levantado con ganas de achicharrar el planeta entero.

Publicidad