Publicidad

Las bajas temperaturas, la lluvia y el granizo fueron los culpables del fatal desenlace en Baiyin, en una ultratrail de montaña con 172 participantes

El mundo del running está de luto, luego de lo sucedido en una carrera de 100km en China, dónde las medidas sanitarias hace tiempo que permitieron el regreso del deporte seguro.

Los sucesos ocurrieron ayer, en Baiyin (provincia de Gansu) cuando las condiciones climatológicas dieron un vuelco por completo, atrapando a decenas de corredores que se veían a merced del fuerte viento, lluvia y temperaturas que acometían contra los participantes.

La zona, azotada usualmente por inundaciones y socavones mortales -que en 2010 se saldaron hasta 1000 muertos- es también conocida por sus bruscos cambios de tiempo, que afectan esta zona pobre de China.

Publicidad

Fue durante la segunda y tercera hora de carrera, entre el kilómetro 20 y 30, dónde los deportistas que corrían por la zona, se quedaron atrapados con un termómetro que caía en picado, y con una lluvia que pasaba a ser un granizo intenso.

La organización recibió las llamadas de socorro por parte de algunos de los deportistas, y enviaron un equipo de rescate que pudo salvar a 18 runners que se encontraban en aquél tramo.

En ese momento, se activó un protocolo con más de 700 sanitarios y profesionales de emergencias, que se desplazaron a lo largo del circuito, para tratar de localizar a los 172 deportistas.

Para colmo, el fuerte viento castigó aún más a los deportistas que intentaban refugiarse de la tromba y la pedrada que caía, por lo que las tareas de rescate se vieron agravadas, y muchos de los socorristas tuvieron que escalar por paredes rocosas para alcanzar algún posible afectado.

La temperatura siguió cayendo durante la noche, y la poca visibilidad terminó por dificultar la tarea de salvamento, que sin embargo, pudo salvar la vida de muchos de los atletas.

Entre los fallecidos, se encuentran dos veteranos atletas nacionales especializados en maratón, Liang Jing y Huang Guanjun, ambos ganadores de múltiples pruebas de fondo en todo el territorio asiático.

Aún así, no es la primera vez que una carrera de resistencia termina con polémica en China. En 2018, más de 250 personas fueron descalificadas por llevar dorsales falsos -o fotocopiados-, o por recortar circuito.


Publicidad