El cierre de las instalaciones y la suspensión de todas las competiciones no profesionales, marcan el guión de un paquete de medidas aprobado para frenar la segunda ola de virus, que prevé limitar la práctica deportiva en todos los aspectos

El gobierno catalán pone la directa en la lucha contra el virus, con la suspensión de la apertura de las instalaciones y equipamientos deportivos. Sólo podrán abrir los CAR y aquellas instalaciones que tengan que albergar competiciones de carácter profesional, tanto nacional como internacional.

Por ende, quedan suspendidas todas las competiciones no profesionales y que deberán celebrarse sin público alguno.

El entrenamiento deberá ser de carácter individual y sin salir del municipio propio o los limítrofes. La norma se mantiene los fines de semana a pesar del confinamiento municipal decretado, que se extiende desde las 6:00 del viernes, hasta las 6:00 del lunes.

Por lo tanto, las salidas en grupo quedan canceladas hasta nuevo aviso

Podrán desplazarse a sus lugares de entrenamiento todos los deportistas profesionales -con contrato laboral con una entidad-, los Deportistas de Alto Nivel y los de Alto Rendimiento. Deberán llevar consigo el certificados que lo acrediten. Lo mismo ocurre con entrenadores o técnicos que asistan a deportistas.

Estas restricciones tendrán una vigencia de 15 días. Pasado ese periodo deberían renovarse, o recibir otra modificación por el camino.

El Govern promete poner a disposición de los clubes deportivos una línea de soporte de 10 millones de euros para ofrecer soporte al periodo de inactividad que van a sufrir durante estos días.

Comentarios

comentarios