Foto: triexna.es
Publicidad

Hoy os contamos todo lo que debes hacer, y no hacer, cuando se acerca tu prueba de Triatlón de Media Distancia.

Tras meses de preparación para esta gran cita, llega la semana de los primeros nervios, de activación, de poner los muelles en su sitio, de tener todo controlado y disfrutar de esa prueba, de ese entorno que hace un tiempo decidimos que fuera un objeto de motivación en nuestro día a día.

La anterior semana habrá tenido una disminución de la carga de entrenamiento importante, donde lo ideal es hacer una pequeña transición, tocando ritmos de competición, pero sin exigir al cuerpo más de la cuenta, en mi caso, a la gente que entreno, les pauto un día de nado con un 1000 o 1500 a ritmo competición, o fraccionado según el atleta, otro día, una pequeña transición de 2-3 horas de bici (individualizando según atleta) con 4*10´ acoplado a ritmo competición.

Publicidad

La exigencia del atleta dependerá del momento en el que se encuentre el mismo, de su percepción de esfuerzo ese día, de su cansancio, de su jornada laboral, la vida de cada atleta es muy variable y la de los entrenamientos pautados también.

Llega la semana de activación, la disminución del tiempo de entreno será considerable, seguiría haciendo todos los días una disciplina, sin doblar entrenos, haciendo días muy suaves, junto con pequeñas activaciones, que nos dejen con ganas de más.

Esa semana de Tapering supondrá también una planificación del viaje, poner a punto la bici, día de fisio, maletas en muchos casos… así que un día descansaremos totalmente, las adaptaciones están hechas y hay que tener el cuerpo ágil y preparado.

Dos días antes de la prueba me gusta estar ya en el lugar de la misma, descansar el día del viaje y un día antes, practicar las tres disciplinas, rodar por la mañana con la bici de 15 a 30´como máximo, para ver que los cambios funcionan correctamente, haciendo una pequeña Transición de 10-20´como mucho.

A la tarde, tras recoger el dorsal, puede ser buen momento para ponernos el neopreno y meternos al mar o al lugar donde se realiza la natación, familiarizarnos con el entorno, observar cómo es la salida de la prueba, como son las corrientes, no sin tener en cuenta q al día siguiente pueden cambiar, así que ojearemos todo por aplicaciones muy útiles para ello.

Muchos triatletas deciden descansar, pero la revisión de la bici o anteponernos a las circunstancias del mar lo veo imprescindible, llegando a la prueba sin sorpresas, hemos dedicado mucho tiempo a esta prueba y una mala entrada en el mar o un error mecánico inesperado nos pueden dejar fuera de la carrera o en una retirada inesperada.

Disfrutemos de Triatlón, del día de la prueba, del entorno, de la gente que nos acompaña y que nos ha acompañado a lo largo de este proceso, de este viaje que termina en la competición, ese gusanillo que nos carcome día a día y ponemos el broche al cruzar la meta, disfrutemos del camino y de nuestro esfuerzo por ser mejores atletas y personas cada día.

Comentarios

comentarios

Publicidad