Publicidad

Aleksandr Sorokin es, desde ayer, el atleta más rápido en completar los 100km en una pista de Reino Unido. Su historia es digna de contar

¿Sabéis eso de cuando tardas un rato en calcular cuantas veces tienes que darle una vuelta a la pista cuando tocan series largas? Si un 2000, 3000 o 4000 te puede romper mentalmente, imagínate correr sin parar durante 250 vueltas.

Algo que para el lituano Aleksandr Sorokin es el pan de cada día. Un verdadero ultra fondista que dejó la marca de 100km en 5:05:04 en un evento organizado en la Centurion Running Track 100 (Gran Bretaña). Su idea era mantener un ritmo de 3:40/km durante toda la carrera, pero en el tercio final se vio con fuerzas para accelerar el paso y rebajar la media.

Para ponernos en contexto de la machada, el anterior récord era propiedad de Nao Kazami desde el año 2018, cuando marcó 6:09:14, por lo que el zarpazo ha sido de cinco minutos.

Publicidad

Pero aún así, sigue sin ser una sorpresa para Sorokin, que a sus 40 años ya acumula varios récords del mundo entro los que destacan el récord de 24h (con casi 310km), así como el de 100 millas y 12 horas corriendo. En este último, el ritmo fue bastante superior al de las 24h, aunque la logística de un evento que ocupa todo día le impidió acercarse más a su mejor tiempo estimado según la prueba de 12h, dónde corrió 177km.

Para esta última carrera, el deportista, que trabaja en un casino, tuvo todo tipo de problemas que trastocaron su puesta a punto final. Un vuelo que llegó con retraso, el taxi le da plantón y el hotel ya no existía. Increíble pero cierto, el atleta se vio obligado a dormir en un colchón que pidió por la calle.

Una historia plagada de giros de 180 grados. Un cambio radical en su vida hace años, después de tener sobrepeso severo y estar sumido en un pozo de alcohol, humo de tabaco y malas compañías. Parte de esa vida sigue presente en ella, ya que se dedica a hacer de crupier en un casino, por lo que resta a la espera de un gran patrocinador.

 

Publicidad