El triatleta de Igualada ha comparado en un vídeo a las dos zapatillas con más galones de Asics, para determinar hacia qué público va enfocada cada una, y cuál debe ser su uso intensivo

Desde hace más de dos años, son muchos los artículos que se les han dedicado a las zapatillas de carbono, siempre para probar su mejora. Sin embargo, existen muchos casos en los que este tipo de zapatilla no siempre nos ayuda al 100%, ya que el perfil de atleta que requiere es bastante concreto.

No hay que cometer el error de usar una zapatilla con placa de carbono para todos los entrenamientos, ya que, sólo en el caso de que seamos atletas de élite, nuestra técnica se puede ver afectada. Aquellos deportistas de élite que acumulan cientos de kilómetros al mes, tienen pedigree de sobras para ‘permitirse’ el lujo de entrenar varios días a la semana con este tipo de calzado, ya que sus tendones, articulaciones y musculatura, están más que habituados al impacto y al gesto de la carrera a pie.

No obstante, el peso y el uso que se le de a este par de zapatillas, también debe de tenerse en cuenta. Por ello, Albert Moreno -especialista en carrera- ha enfrentado a los dos buques insignia de Asics, para definir para cuando y para qué deben de ser utilizadas.

En concreto, la comparativa es entre la Metaracer, con carbono, y la Tartheredge2, sin placa. Ambas zapatillas pueden parecer muy similares a simple vista, pero una buena combinación entre ellas, puede resultar en muchas menos lesiones y molestias.

Este ejemplo de análisis puede extrapolarse a cualquier otra marca de zapatillas. En Nike tenemos las Next% y las Pegasus Turbo, en Adidas tenemos las Adizero Pro y las Boston, entre un largo etcétera de zapatillas que pueden ser usadas para entrenos rápidos o competiciones.

En el caso de de las zapatillas de la marca nipona, Albert declara que estas son bastante estables, algo que quizás no encontramos en los modelos de Nike, que requieren de más atención en cada pisada.

Estos son los puntos clave:

Metaracer: Más refuerzo dada la espuma reactiva y la placa de carbono. Los deportistas con un peso de más de 70 kilos pueden usarla puntualmente. Evidentemente, la espuma va a durar menos según el volumen que sumemos en cada entreno

Tartherdge2: ¡OJO! Sin placa de carbono pero amortiguación muy ligera, uso limitado en el caso de no ser un corredor muy ligero. Si el peso está por debajo de los 70 kilos, se podrían usar más veces para los entrenamientos tipo fartleck, series o intervalos

Comentarios

comentarios