Publicidad

Históricamente, el Triatlon de Invierno ha sido siempre la modalidad más complicada de poner en marcha debido a las inclemencias climatológicas y los esfuerzos e imprevistos organizativos que exige la prueba. En los últimos años ha habido que superar un sinfín de dificultades: la escasez o el exceso de nieve y las inapropiadas condiciones para realizar el sector de esquí que no siempre han permitido contar con un circuito apropiado.

Sin embargo y a pesar de ello, la Federación Española de Triatlón siempre se ha posicionado a favor de esta prueba, a pesar de los riesgos y dificultades que ella conlleva, porque entendemos que se debe dar cabida a todas las modalidades. Siguiendo esta premisa apostamos con determinación por la Copa de España de Triatlón de Invierno, llegando este año a las 5 competiciones que incluyen a un nuevo organizador y con un patrocinador, Trangoworld, que con su aportación en imagen y material hace posible la consolidación de una línea homogénea paralas competiciones.

Una vez más, se optó por Reinosa como sede del Campeonato de España de Triatlón de Invierno, y este año, también como sede del Campeonato de Europa de Triatlón de Invierno después de haber tramitado la solicitud pertinente con la ETU y con el objetivo de reconocer a Reinosa con un título internacional en su vigésimo octava edición. De este modo, los deportistas españolas tendrían la oportunidad de competir en casa en un evento internacional. En este marco nuevo de acción, se estrenó una nueva imagen corporativa, un logo que de ahora y en lo sucesivo identificará a Reinosa, el Triatlón Blanco de Reinosa.

Se llevó a cabo un trabajo de planificación y coordinación sin precedentes: reuniones institucionales al más alto nivel para involucrar a la estación y a la ciudad de Reinosa en un plan de desarrollo y seguimiento técnico en las tres semanas previas a la competición. Se celebraron tres reuniones de coordinación con todos los implicados en el proyecto que desde el miércoles 28 de enero estuvieron en Reinosa trabajando duro para sacar la prueba adelante. Durante esos tres días se realizó un trabajo excepcional tanto en la parte técnica, acondicionando la zona de los tubos en Alto Campoo, como en la nueva ubicación destinada a proporcionar los servicios para los deportistas.

Publicidad

Reinosa se engalanó para recibir a los deportistas: el edificio del Consistorio se decoró con mimo e ilusión, se vistió el área de transición para aportar color a la prueba gracias a la nueva imagen corporativa. Todos trabajamos con un único objetivo en mente: ofrecer una prueba de alto nivel para el disfrute de los deportistas y de cuantos acudieran a verla.

Para el jueves 29 el circuito ya se había medido y trazado con GPS y estaba listo. Se emitió un comunicado a los deportistas al respecto. Las calles de Reinosa comenzaban a llenarse de deportistas nacionales e internacionales. Se empezaba a respirar ambiente de Triatlón de Invierno. La jornada del viernes se dedicó a las reuniones técnicas, ruedas de prensa con medios de comunicación nacionales e internacionales y a la última reunión de coordinación de la competición así como a diseñar un posible plan de contingencia. Sabíamos que el sábado podía pasar de todo. Las previsiones eran malas. Por ello, lo primero que se hizo fue consultar el estado de accesos a Alto Campoo. A las 8 am del sábado 31 no había ningún problema con los accesos a pesar de que en Reinosa comenzaba a nevar copiosamente. El área de transición quedaba lista. A la hora prevista de realizar las últimas revisiones nos llegaron las primeras noticias poco esperanzadoras y, siguiendo con el plan preestablecido, nos desplazamos camino de Alto Campoo donde a partir del kilómetro 18 observamos las primeras dificultades y a 4 km de llegar ya no es posible circular. Esta situación nos obligó a poner en marcha el plan de contingencia.

En primer lugar convocamos a los entrenadores de las selecciones nacionales con el fin de explicarles la situación y anunciarles que, tal y como contempla el Reglamento, la competición se convertiría en un Duatlón distancia Sprint. Todos aplaudieron la solución. También les comunicamos que teníamos intención de posponer el inicio de la prueba unas 3 horas porque necesitábamos ese tiempo para adecuar todos los servicios de seguridad y emergencias, limpieza de carreteras, recolocar voluntarios, cambiar las configuraciones de carrera, y sobre todo lo más importante, no tomar decisiones precipitadas que vayan en contra del desarrollo deportivo. Convocamos a los entrenadores y clubes de nuevo a las 13.00 pm en el Ayuntamiento. Hicimos un briefing para presentar los nuevos recorridos. Con la aprobación de todos los allí presentes finalizamos el briefing y volvimos al trabajo para dar la salida a la hora prevista y acordada

A las 14.00 pm se comenzaron a dar las diferentes salidas en un escenario nevado. Las imágenes hablan por sí solas… imágenes que quedarán sin duda en el recuerdo de todos los que estuvimos en Reinosa. Los deportistas comenzaron a entrar en meta una hora después. Sus caras y sus cuerpos denotaban cansancio y emoción por haber acabado una prueba en esas condiciones extremas. El Ayuntamiento de Reinosa organizó una gran fiesta final y agasajó a los deportistas y acompañantes con una comida. La ceremonia de entrega de medallas para homenajear a los medallistas estuvo preparada con mimo y contó con todo tipo de detalles.

En definitiva, no fue fácil, pero la unión hace la fuerza y esta prueba se sacó adelante gracias a la colaboración, tesón y buena voluntad de deportistas, organizadores, colaboradores, oficiales, voluntarios, guardia civil, protección civil, policía local, etc. sin olvidar al Ayuntamiento de Reinosa y al Gobierno de Cantabria. Muchas gracias a tod@s. La perfección no existe y todos cometemos errores y aprenderemos de ellos para seguir mejorando. Nos quedamos con todas la muestras de agradecimiento recibidas y el apoyo que nos habéis brindado. Nos vemos en Reinosa en 2016.

Foto: Reinosa

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí