Publicidad

Rafa Lao en su espacio rafalao.blogspot.com.es cuenta como fue el campeonato del mundo de triatlón de larga distància de Vitoria

 Salgo de T1 y comienzo la bici con una nueva estrategia, quiero hacer un sector sólido pero sin arriesgar, 30km a pata son determinantes y quiero intentar correr a 4min/km así que a controlar los vatios. Primera hora y casi 39km/h de media, y lo mejor, a diferencia de otras ocasiones en que se me atraganta el inicio de la bici, van pasando los km casi sin darme cuenta, disfrutando muchísimo, ni tener a nadie como referencia, sin importarme quien me adelante o que velocidad lleve. Tan solo intento mantener mi nivel de esfuerzo controlado, buena cadencia y no descuidarme con la hidratación ni comida. El circuito es eminentemente llano, sin puertos ni subidas de más de 400-800 metros. Atraviesa varios pueblos y los repechos se agradecen para estirar un poco las piernas y soltar un acople que empuñas en más del 95% del recorrido.

Como decía, no hago caso de nadie, así que los “aviones” ni los miro. Tengo un ligero percance con uno que no deja de chuparme rueda pero no lo intimido, me canso de hacerle gestos y opto por remolcarlo hasta T2, lastima que haya gente que ensucie este deporte tan purista. La primera vuelta (65km) la hago a 38km/h clavados y 222 watt medios, “jugando” todo el rato a mantener entre 210 y 240. El total sale a 37.75km/h y 214 watt. Así que consigo que no haya una caída de potencia debido a la fatiga. Un ritmo que creo poder mantener en un IM. Al final 3h09.54 y parcial 14 de mi grupo. Como decía, sin arriesgar nada, sin haber tenido esa sensación de quemazón que otras veces aguanto desde el inicio hasta el final. Apostando claramente por la carrera a pie como piedra angular de mi esfuerzo y bajando con la recompensa de tener las piernas y la mente “frescas para correr”.

T2 más o menos rapidita y a correr con cierta confianza. Sabía que iba en buen puesto y que había guardado de más, incluso sospechando que me había pasado de conservador. No todos los días se tiene tan buen royo en la bici, la verdad. Nada más salir el ambiente me envuelve. Pero que esta pasando aquí??? Que hace tanta gente? Si señor, estaban animando. Vitoria entera se apostaba a lo largo de los 7.5km de carrera a pie con calles repletas en varias filas, indescriptible por más que me esfuerce. Y no solo cantidad, sino calidad. Totalmente involucrados, animando, llamándote por tu nombre, corras a 3.30 o a 5.30, para ellos eres el protagonista y te lo hacen saber bien alto. Como decía 7.5km de carrera pie, pero a 4 vueltas. Tenía en mente intentar hacer al menos 15km por debajo de 4 y los otros 15 ver si había forma de mantener el ritmo. De ilusiones tb se vive. En bici había comido bien, y en la carrera pensaba no pasarme pero…. Por el km 3 me tomo un gel y al poco noto que algo no va bien.

Publicidad

Puedo seguir al mismo ritmo pero empieza una molestia en el estómago. Primera vuelta y el plan sigue su curso, corro “fácil” a menos de 4. Cuando digo esto quiero trasmitir que es un ritmo coherente y que siento que voy regulando, no dándolo todo y pasado de rosca. La segunda vuelta fue otra cosa. El dolor del estómago se hacia notar y el ritmo se resentía, aún así conseguía correr a 4 min/km pero lo peor estaba por llegar. Al terminar la segunda vuelta me tengo que parar en un bar. Pierdo algo de tiempo, lógicamente, pero vuelvo a la carrera con cierta sensación de alivio y retomo el ritmo. 1km dura mi entusiasmo y el dolor me hace pararme en seco. Andando, después de todo lo sacrificado, de los duros entrenos realizados con todo mi corazón, del tiempo dedicado y perdido de muchas otras cosas…allí estaba yo, andando en un campeonato del mundo. Alberto Codinach me pasa y me anima a entrar en otro bar. Que razón! Entro de nuevo y vuelvo a retomar la carrera. Me digo a mi mismo que si consigo volver al ritmo anterior solo habría perdido 5 minutillos. Pero al poco tengo que parar otra vez, esta vez con cierto mareo y angustia (no voy a ser más concreto por que no es plan de ser desagradable!). El caso es que me noto deshidratado, no he comido en la carrera a pie y necesito beber lo que sea, así que voy andando a un avituallamiento y me bebo uno tras otro todos los vasos que veo. Falta vuelta y media, me da igual todo, ya solo quiero llegar y empiezo a correr como puedo.

De ahí al final os lo podéis imaginar, corriendo con esa flojera mala que todos hemos sufrido alguna vez, sin comer y bebiendo lo que va entrando. Eso y que soy un cabezón, y consigo correr a 4 otra vez pero notando que voy “ haciéndolo todo polvo”. Barriga, articulaciones, cabeza…solo siendo dolor. Es difícil ver a los míos entre el público pues hay decenas de miles y muchos corean tu nombre al leerlo en el dorsal o en el mono, pero siempre reconozco sus voces. Al final entro en meta en 6h21min corriendo a pie en 2h8min a 4.17min/km. Francamente mejorable, sobre todo por que me la jugué a un parcial que no salió, pero no puedo sentir decepción ya que dos años antes en el mismo circuito tarde 41 min más y firmaba 6h30 como bueno. En conclusión, puedo decir que es la mejor prueba en la que he participado, o al menos ese poso me ha dejado. Si además lo he compartido con la gente que quiero…

Parte I


Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí