Publicidad

Desde el calentar hasta quitarse el neopreno: estas son las cosas más importantes que debes tener en cuenta si quieres empezar a nadar en aguas abiertas. Si estás buscando iniciarte en el mundo de las travesías, no te pierdas estos 10 consejos infalibles para nadar en aguas abiertas y que te ayudarán a mejorar rápidamente.

10 consejos indispensables para iniciarte en aguas abiertas

Consejo 1: Calienta bien antes de empezar a nadar en aguas abiertas. Los círculos ligeros con los brazos y algunos ejercicios de estiramiento preparan nuestro cuerpo para empezar a nadar en tan solo unos minutos.

Cuánto más fría esté el agua, más tiempo debes calentar en tierra de antemano para evitar que te enfríes demasiado rápido. Métete lentamente en el agua y dale a tu cuerpo la oportunidad de acostumbrarse. En temperaturas inferiores a los 15 grados, deberás armarte con un traje de neopreno y acortar el tiempo de entreno en consecuencia. Dos gorros de natación colocados uno sobre otro ayuda a mantener la cabeza caliente.

Publicidad

Consejo 2: Aprende a sentirte bien en el agua. Nunca luches contra esta: es más fuerte y perderás mucha energía y velocidad. Intenta mantenerte relajado y encuentra tu propio ritmo.

Consejo 3: Nada cerca de la orilla al principio. Esto te brindará seguridad y facilita tener una visión general durante el entrenamiento. Asegúrate de no entrar nunca solo al agua, sobre todo si estás empezando. Este es un consejo primordial para empezar a nadar en aguas abiertas

Consejo 4: Aprende a respirar por ambos lados para una mejor orientación. Esto te permitirá situarte y localizar puntos de referencia en todo tu campo de visión. Además, debes estar preparado: puedes encontrarte con elementos externos que compliquen tu respiración, como un sol potente a un lado, u otro día muchas olas. Si dominas la combinación brazada y respiración con cada costado, tu estilo de natación se volverá más simétrico y con el tiempo conseguirás más velocidad.

Asimismo, oriéntate cada cinco o seis brazadas. Sacar la cabeza para respirar en distancias en menos brazadas se vuelve demasiado extenuante para el cuello y reduce la velocidad. Si alargas las brazadas a más de seis, podrías empezar a ver borroso e incluso nadarás más de lo necesario.

Busca, también, marcas fácilmente reconocibles en la tierra: te ayudarán a orientarte en el agua. Por ejemplo, torres de iglesias, altos edificios, montañas o puentes. Fija estos objetos de antemano y ya verás que te ayudarán a ubicarte cuando más lo necesites.

Consejo 5: Practica la natación en grupo. Para no entrar en pánico el día de la competición, es recomendable previamente haber practicado la natación con un grupo de nadadores. Esto ni siquiera requiere un número particularmente grande de atletas; de tres a cuatro nadadores adicionales pueden lograr el efecto deseado.

Consejo 6: Practica las salidas en tierra. En muchas travesías, la carrera comienza con una salida en tierra. Para no tener dificultades al caer en el agua, conviene ensayar este primer paso unos días antes.

Consejo 7: Nada alrededor de boyas: para sortear la curva en aguas abiertas, los cambios rápidos de dirección son ideales durante el entrenamiento.  Idealmente, trata de marcar un recorrido imaginario con boyas y obstáculos en su ruta de entrenamiento.

Consejo 8: A diferencia de nadar en una piscina, a menudo hay que sacar la cabeza hacia adelante y respirar a la misma vez. Este proceso también se puede entrenar en la piscina, practicando esta respiración de forma continua durante dos o tres veces por semana y ajustándolo, dependiendo de la distancia del carril.

Consejo 9: Usa un gorro de baño colorido e identificativo. En caso de emergencia, será visto por navegantes y surfistas rápidamente. En cuanto a las gafas de natación, procura que estén teñidas lo más oscuro posible para el uso de aguas abiertas. Si nadas distancias largas en el mar, notarás lo desagradable que es que la luz del sol afecte a tu visibilidad debido al reflejo adicional del agua.  Las gafas de natación transparentes son más apropiadas para el entrenamiento en piscina.

Consejo 10: Siempre que la temperatura del agua lo permita, nada en aguas abiertas sin traje de neopreno. Esto le ahorrará muchos enfados de buena mañana si alguna competición de aguas abiertas anuncia la prohibición del uso del neopreno. Entrenando tan solo con bañador acostumbrará su cuerpo a nadar sin esa segunda piel.

[content-egg-block template=offers_tile]

Publicidad